Primeras señales de embarazo en perros

Kelly Roper, Escritora
Perra chihuahua embarazada

Aunque la mayoría de los propietarios tienen cuidado de mantener a sus mascotas confinadas cuando están en celo, a veces se produce un apareamiento, tal vez sin que el dueño se dé cuenta. En otros casos, el apareamiento ha sido planeado para producir una camada. Según los doctores Foster y Smith, puede ser difícil saber si tu perra está embarazada durante las primeras semanas de gestación, pero hay algunas señales que debes observar.

Disminución del apetito y vómitos

La falta de apetito es uno de los primeros signos de que tu hembra podría estar embarazada. No todas las hembras pasan por esta versión perruna de "náuseas matutinas", pero algunas perras comen menos durante las primeras dos semanas de gestación y lo compensan más adelante durante el embarazo.

Menos de 3 días es normal

Si tu mascota pierde el apetito durante las primeras semanas del embarazo o vomita de vez en cuando, no trates de obligarla a comer. Puedes tentarla con un poco de carne picada hervida y arroz mezclado con sus croquetas, pero trata de no preocuparte demasiado si todavía no quiere comer. La mayoría de los perros no se saltarán más de un día o dos sin comer algo. Si ella se niega a comer durante tres días seguidos, entonces es hora de llamar a tu veterinario para que te dé algunos consejos.

Disminución repentina en la actividad

Si tu hembra es normalmente energética, una desaceleración repentina en sus actividades podría ser otra indicación de que está embarazada. Al igual que algunas mujeres, las perras también pueden experimentar sensaciones de agotamiento a medida que cambian sus niveles hormonales para ayudar a un embrión en crecimiento. Esto generalmente comienza alrededor de las dos semanas de embarazo y puede desaparecer unas semanas más tarde a medida que se adapta a su nueva condición.

Desarrollo de mamas

El desarrollo de mamas es un buen indicador de que el cuerpo de tu perra está pasando por cambios del embarazo. Los pezones de una hembra que nunca se ha apareado generalmente son pequeños, y el área debajo de ellos se siente plana. Una vez que el embarazo está en progreso, las glándulas mamarias comienzan a desarrollarse debajo de los pezones, que también se agrandan ligeramente en preparación para la eventual producción de leche y la lactancia. Deberías poder sentir un poco de desarrollo unas dos semanas después de que se haya producido un apareamiento.

Cambio en el color del pezón

Además del desarrollo de las mamas, el color del pezón se vuelve más rosado, especialmente los últimos cuatro a seis pezones que están más cerca de las patas traseras del perro. Los pezones suelen ser de un color gris rosáceo muy claro, pero se vuelven rojos debido al aumento del flujo sanguíneo al área. Este cambio ocurre aproximadamente al mismo tiempo cuando el desarrollo de las mamas comienza, aproximadamente dos semanas después de la concepción.

Cambios de comportamiento

Casi todas las perras recién preñadas muestran algún cambio de comportamiento. Algunas hembras se vuelven más afectuosas e incluso pueden aferrarse a sus dueños cuando se sienten inseguras sobre todos los cambios que están sintiendo. Otras perras se vuelven un poco gruñonas y prefieren permanecer solas a menos que busquen activamente la compañía de su dueño. Los cambios de comportamiento a menudo ocurren tan pronto como unos pocos días después de un apareamiento exitoso.

Descarga vaginal durante el embarazo

Mientras que el flujo vaginal a menudo ocurre durante el embarazo de una perra, por lo general no aparece hasta aproximadamente después de cuatro semanas de gestación o incluso más tarde, por lo que no se considera una señal inicial de que una perra está esperando una camada. Debes consultar a tu veterinario de inmediato si ves la descarga antes de la mitad del embarazo, especialmente si es:

  • Fuerte descarga sangrienta
  • Mucus teñido de sangre
  • Mucus de cualquier color que no sea claro o ligeramente nublado
  • Mucus que tiene un mal olor

Tu hembra podría haber contraído una infección durante su ciclo de celo o después del apareamiento.

Diferencia entre embarazo falso y real

Puede ser difícil determinar si tu perra está embarazada o si está pasando por un falso embarazo. Eso es porque, según los hospitales de VCA, los signos de ambas condiciones son prácticamente los mismos. La principal diferencia con un embarazo falso es que probablemente no los veas aparecer hasta al menos cuatro semanas después de que finaliza el ciclo de celo, y es posible que no ocurran hasta nueve semanas después. En un embarazo verdadero, notarás varios signos dentro de las primeras dos semanas de gestación.

El examen veterinario y más delante

Perra en el veterinario

Sea que la cría haya sido planificada o no, es una buena idea llevar a tu perra al veterinario para un examen inicial de embarazo para asegurarse de que sus síntomas no estén relacionados con una enfermedad. Si está embarazada, se encargará de la mayor parte del embarazo sin ayuda. Tu trabajo principal será:

  • Brindarle la mejor nutrición que puedas.
  • Asegurarte de que haga ejercicio moderado, nada demasiado extenuante o agotador. Solo quieres ayudar a tu perra a mantenerse tonificada y no a tener sobrepeso.
  • Ofrecerle lugar cómodo para descansar mientras crece su barriga.
  • Mantener el estrés del hogar al mínimo.
  • Preparar la caja que usarás cuando ella tenga camada.

Esto es solo el comienzo

Se necesita un buen ojo para detectar el embarazo en las primeras etapas, pero los signos se vuelven más obvios a medida que pasan las semanas. Intenta aprender todo lo que puedas sobre la gestación canina y otros síntomas del embarazo, para que comprendas lo que sucede dentro del cuerpo de tu perra.

Primeras señales de embarazo en perros