Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Relaciones entre las tiendas de mascotas y los criaderos de perros

Deana Case, Escritora
Cachorro en una jaula

Las relaciones entre las tiendas de mascotas y las granjas clandestinas de cachorros no siempre son evidentes para el consumidor. Comprar un cachorro en tu centro comercial local parece una ocasión feliz, pero cada vez que una persona compra un cachorro con un minorista, crea un sufrimiento que no puede verse. Demasiadas tiendas de mascotas compran sus cachorros con criadores comerciales. Los perros no están destinados a ser producidos en masa como si fueran tornillos; Los perros son criaturas vivientes. Los perros no deben pasar toda su existencia en una jaula de metal de donde se sacan únicamente cuando entran en celo. Esto es exactamente lo que les sucede en las granjas comerciales de cría conocidas como fábricas de cachorros. Cuando compras un cachorro en una tienda de mascotas, acabas de financiar más crueldad animal.

Cachorros de fábrica

Los dueños de las fábricas de cachorros prefieren ser llamados criadores comerciales. El término fábrica de cachorros fue acuñado después de la Segunda Guerra Mundial cuando el Departamento de Agricultura de EE. UU. les recomendó a los granjeros en dificultades, criar cachorros.

Estos cachorros se mantenían en condiciones tan crueles y repugnantes que el gobierno federal adoptó la Ley del Bienestar Animal. Esta ley autorizó a los agentes del USDA a revocar las licencias y penalizar las condiciones de calidad inferior de vida de los animales. Hoy en día, los problemas de condiciones inhumanas como la exposición, la suciedad, la inanición y las lesiones permanecen aún sin haberse resuelto del todo.

En los negocios todo es acerca de las ganancias finales.

Las fábricas de cachorros no están en el negocio de producir cachorros felices y saludables que sean excelentes mascotas. No piensan en crear un cachorro con las mejores posibilidades de tener una buena disposición y estar libre de defectos genéticos. El objetivo de la fábrica de cachorros es sacar el mayor provecho posible de la venta de cachorros. Tú pagarás alrededor de US $800 por un cachorro en una tienda de mascotas. A menudo, estos cachorros tienen problemas que van desde una infestación menor de parásitos intestinales hasta problemas de salud muy costosos que requieren tratamientos complicados, como problemas de articulaciones y caderas, y disfunciones de órganos importantes. Incluso las fábricas de cachorros "limpias" no pueden satisfacer las necesidades de los perros que almacenan. Los perros tienen requisitos más allá de las vacunas y alimentos. El ejercicio adecuado y la socialización para los animales y las personas con las que han sido criados para vivir como mascotas no llega a ocurrir. Los cachorros viven en confinamiento entre perros adultos que han vivido toda sus vidas como animales de cría. Los cachorros se paran en la orina y en las heces y desarrollan problemas de higiene poco naturales, como defecar en su área de dormir y comer heces.

Tiendas de mascotas

A pesar del hecho de que existe evidencia documentada de que una fábrica de cachorros no es un buen lugar para obtener un cachorro, las tiendas minoristas de mascotas continúan brindando una salida a esta práctica cruel. Las tiendas de mascotas crean un mercado altamente visible y atractivo para vender estos cachorros.

Ser transportado a una tienda de mascotas es una parte traumática y a menudo peligrosa que forma parte del proceso granja-comercializadora. Los cachorros son separados de sus madres desde las cinco semanas de edad, se cargan en un remolque y se transportan en un camión a las tiendas de mascotas en todo el país. Muchos de los cachorros se enferman en su viaje, y algunos mueren. Esta es también una experiencia negativa de socialización en el inicio de sus vidas. Se agregará a una creciente colección de experiencias traumáticas y deprimentes que luego formarán su personalidad. Con menos frecuencia, los cachorros vuelan a sus destinos en avión, esta experiencia solo es mejor porque no dura tanto.

Mientras tanto, de regreso en la granja, la madre del "perrito de la vitrina" está en una jaula de metal, a menudo expuesta a los elementos siendo cruzada una y otra vez hasta que se vuelve demasiado vieja o enferma para producir cachorros. Luego la llevarán a la subasta y la venderán por tan solo US $1.00

Tiendas de mascotas en línea

Comprar un cachorro en línea tampoco es una buena idea. Los minoristas de mascotas en línea a menudo obtienen su mercancía de las fábricas de cachorros, o la fábrica de cachorros los puede estar vendiendo directamente al comprador de cachorros a través de Internet. De cualquier manera, al hacer esto has aumentado tus posibilidades de comprar angustia cuando pagas dinero a alguien que no has conocido por un cachorro que nunca has visto.

Cómo parar el sufrimiento creado por tiendas de mascotas y fábricas de cachorros

El aspecto difícil de los problemas creados por las tiendas de mascotas y las fábricas de cachorros es que es un gran problema que involucra muchos intereses diferentes. Una de las mayores dificultades del problema de las fábricas de cachorros es definir la diferencia entre un perro y un pollo a los ojos del USDA. En su forma actual, ambos son solo ganado. Cambiar eso será abrir la Caja de Pandora con las entidades gubernamentales de este país. Debido a la gran cantidad de intereses involucrados, este problema complejo no es probable que sea resuelto por la legislación de manera oportuna.

Algunas de las cosas que una persona que ama los puede hacer para frenar el sufrimiento creado por las fábricas de cachorros son:

  • No comprar cachorros en las tiendas de mascotas o con vendedores de cachorros en línea
  • Hacer las compras de suministros para mascotas con los minoristas que no venden animales.
  • Contarles a tus amigos sobre las fábricas de cachorros
  • Obtener un cachorro de criadores aficionados
  • Adoptar de refugios locales y grupos de rescate.
  • Unirte y apoyar a algún grupo de defensa de animales con el que puedas relacionarte
  • Escribir a tus legisladores para hacerles saber que estás en contra de la producción masiva de perros.
Relaciones entre las tiendas de mascotas y los criaderos de perros