Alternativas a la comida comercial para perro

Kelly Roper, Escritora
Perros comiendo de tazones

Cada vez más amantes de las mascotas recurren a la comida casera para perros en lugar de seguir alimentando mezclas comerciales de croquetas. Averigua lo que se necesita para preparar comidas caseras nutritivas para tu propio compañero canino.

¿Por qué buscar alternativas para comida para perros?

Mucha información surgió de la investigación relacionada con el retiro de alimentos para perros del 2007, y la mayor parte no fue buena. Además de identificar las fuentes de alimentos contaminados responsables de la enfermedad, y en algunos casos la muerte, de varios perros, otras prácticas de fabricación salieron a la luz.

Aprendimos que aunque todos los alimentos para perros vendidos comercialmente deben cumplir con un conjunto de estándares gubernamentales antes de que puedan etiquetarse como "100% nutricionalmente completos", no garantiza que las fuentes de alimentos utilizadas sean lo suficientemente digeribles como para que tu perro reciba una nutrición "completa" de la mezcla También aprendimos que algunos de los conservantes químicos de bajo costo utilizados en estos alimentos pueden causar cáncer y, desde luego, no tienen ningún valor nutricional para nuestras mascotas.

Finalmente, aprendimos que el término "fresco" tiene un valor mínimo cuando los alimentos se fabrican y se dejan reposar en los depósitos durante meses antes de que lleguen a las tiendas.

Crudo vs. cocido

Muchos dueños de perros pueden estar de acuerdo en que los alimentos para perros caseros deberían ser más seguros para alimentar que muchas mezclas comerciales que contienen conservantes químicos y otros ingredientes cuestionablemente saludables. Sin embargo, parecen diferir en las opiniones sobre los mejores programas de alimentación.

Carne cruda

Algunos propietarios son fuertes defensores de la dieta BARF, un programa de alimentación que sirve huesos al perro y alimentos crudos. Estos propietarios creen que dar los alimentos en su estado crudo y natural refleja más de cerca la forma en que la naturaleza diseñó a los perros para comer en la naturaleza.

En el otro lado de la moneda, algunos propietarios recelan de alimentar carne cruda debido al peligro para la salud que potencialmente presenta. Es cierto que las carnes crudas pueden albergar bacterias peligrosas llamadas salmonela, pero esto se puede eliminar al cocinar la carne a una temperatura interna de 160 grados Fahrenheit.

Sin embargo, podrías argumentar que los perros que comen carne cruda en la naturaleza están regularmente expuestos a una cantidad de bacterias, y sobreviven. Esto puede ser evidencia de que la flora en la vía digestiva de un perro está diseñada para tratar la salmonela de manera mucho más eficiente que el tracto digestivo humano.

Huesos

Los huesos, particularmente los huesos de pollo, son otro punto de discordia. Es cierto que los huesos pueden presentar un peligro potencial, ya sea por asfixia o bloqueos/pinchazos intestinales. Sin embargo, los huesos de pollo crudo conservan cierta flexibilidad y son más fáciles de masticar y digerir por los perros.

Son los huesos cocidos los que se vuelven quebradizos y representan el mayor riesgo de pinchazos intestinales. Al final, alimentar a los huesos de cualquier forma es una decisión que depende exclusivamente de cada propietario, y los huesos no necesitan ser la única fuente de calcio y otros minerales en la comida casera para perros.

Frutas y vegetales

Aunque son considerablemente menos preocupantes que servir carne cruda, las frutas y verduras también representan una pequeña amenaza de contaminación bacteriana. Esto puede resolverse fácilmente lavando el producto antes de cortarlo y agregarlo a su receta.

Balance nutricional

Perro comiendo

Lo más importante a tener en cuenta al preparar comidas caseras para tu mascota es que proporcionan una nutrición completa. Sin un equilibrio decente de proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos, tu perro podría sufrir desnutrición, independientemente de la cantidad de alimento que ingiera.

La siguiente lista ofrece algunas opciones de alimentos para cubrir las necesidades nutricionales básicas de tu perro:

  • Proteína: pollo fresco, carne de res, pavo, cordero o salmón cocido
  • Fibra, vitaminas y minerales: zanahorias, judías verdes, espinacas
  • Ácidos grasos esenciales: verduras de hoja verde, salmón cocido, semillas de lino
  • Calcio: requesón, yogur natural
  • Carbohidratos: arroz integral, cebada
  • Vitaminas y antioxidantes: manzanas (sin las semillas), arándanos

Elige un artículo de cada grupo para incluir en cada comida. También querrás rotar tus elecciones para que tu perro no se aburra comiendo la misma comida.

Comidas que se deben evitar

Ciertos alimentos comunes nunca deben ser alimentados a tu perro porque pueden causar reacciones que van desde una leve molestia hasta un paro cardíaco.

Los alimentos que no debes darles incluyen:

  • Chocolate
  • Cebollas
  • Ajo crudo
  • Uvas
  • Pasas
  • Nueces de macadamia
  • Aguacates
  • Semillas de manzana
  • Hongos silvestres
  • Patatas crudas y verdes
  • Nuez moscada
  • Sal agregada

Receta

Cocinar para tu perro es tan fácil como preparar una comida para tu familia. Sin embargo, es posible que desees probar alguna de las recetas que Adiestramiento Canino tiene para ti. ¡Es tan bueno que quizás quieras robarle una probadita a tu mejor amigo!

Cambiando a una dieta casera

Entonces, ¿Te parece buena idea para ti y tu mascota una cena casera? Entonces, lo primero que debes hacer es consultar con tu veterinario para asegurarte de que tu perro se encuentra en buen estado de salud. Si tu veterinario le da a tu perro el visto bueno, entonces puedes comenzar a cocinar para tu mascota en pequeñas cantidades, quitándole gradualmente las croquetas comerciales. Vigílalo para detectar signos importantes de que la nueva comida le sienta bien o si le causa diarrea o algún malestar, y llama a tu veterinario de inmediato si crees que tu perro necesita atención.

Alternativas a la comida comercial para perro