Cáncer del hígado canino

Perro enfermo

El diagnóstico de cáncer de hígado canino de tu amada mascota es tan devastador como el de cualquier otro miembro de tu familia. Sin embargo, hay motivos de esperanza porque, al igual que se están haciendo avances en el tratamiento médico humano, también se están haciendo en el tratamiento médico de los perros. Si bien las noticias pueden ser inicialmente sombrías, el resultado ya no conlleva una sentencia de muerte automática.

Cáncer de hígado canino: cuál, qué y por qué

En primer lugar, no existe una raza en particular o una edad particular de perro propensa a este tipo de cáncer. El cáncer de hígado puede ocurrir en cualquier momento a lo largo de la vida del perro. Lo que lo hace particularmente insidioso es que los síntomas que causa generalmente no se hacen evidentes a menos que el cáncer ya haya progresado. Sin embargo, antes de considerar los síntomas, es hora de abordar brevemente lo que hace el hígado.

Función del hígado

Anatomía de perros

El hígado en humanos, perros y la mayoría de las criaturas está ahí para actuar como un filtro para ayudar al cuerpo a eliminar toxinas y sustancias potencialmente peligrosas. Al hacerlo, ayuda al cuerpo a retener energía, vitalidad y salud total en general. El hígado tiene un suministro doble de sangre desde la arteria hepática y la vena porta para que pueda realizar su función con la máxima eficacia. Sin embargo, esto también lo hace vulnerable a encontrar células cancerosas de otras áreas del cuerpo a través del suministro de sangre.

Hay dos tipos de cáncer de hígado generalmente encontrados en perros:

  • El cáncer primario del hígado canino: Significa que el cáncer comenzó en el hígado mismo. Este tipo de cáncer de hígado por lo general no se propaga, pero no es el tipo más común de cáncer del hígado.
  • El cáncer de hígado canino metastásico: Es la forma más común en la que el cáncer se diseminó desde otro órgano en el cuerpo. El cáncer de hígado metastásico generalmente causa múltiples masas en el hígado. Hay una buena posibilidad de que las masas mismas sean benignas.

Causas del cáncer de hígado

La mayoría de la literatura médica no puede identificar una causa específica. Existen algunas teorías de que la absorción de pesticidas y químicos ambientales puede estar relacionada con la enfermedad. También hay teorías de que la exposición a medicamentos humanos y sustancias cancerígenas puede comprometer el sistema inmune del perro. En cualquier caso, el sentido común dicta que el hogar y los productos químicos externos se mantengan alejados de una mascota como lo haríamos de un niño.

Síntomas de cáncer hepático en perros

Los síntomas incluyen:

  • Pérdida del apetito que puede conducir a la pérdida de peso
  • Vómitos
  • Heces de color claro
  • Estómago distendido y dolor
  • Tos que puede traer sangre
  • Ictericia que puede conducir a:
    • Orina de color naranja
    • Encías pálidas
    • Iris amarillos de los ojos

Estos síntomas son progresivos y no disminuyen, sino que empeoran con el tiempo.

Tumores y el cáncer de hígado canino

Una característica común del cáncer de hígado es el hemangiosarcoma, que es un tipo de tumor maligno. El hemangiosarcoma puede metastatizarse rápidamente y romperse. La ruptura de un tumor en el hígado de un perro puede ser fatal debido a la hemorragia que la ruptura puede crear. El hemangiosarcoma puede permanecer sin ser detectado hasta una ruptura, momento en el cual las intervenciones efectivas son limitadas. Los perros que experimentan una ruptura colapsarán, a menudo "de la nada", lo que es causado por una hemorragia interna. Otro tipo de tumor asociado con el cáncer de hígado es un carcinoma hepatocelular, que se encuentra dentro del tejido hepático. La malignidad y la rápida tasa de crecimiento de estos tumores son similares al hemangiosarcoma del hígado.

Diagnóstico del cáncer hepático canino

El cáncer de hígado en perros ese diagnostica mediante una serie de exámenes médicos llevados a cabo en la clínica veterinaria de tu perro. Incluyendo exámenes de sangre y orina así como ultrasonidos y rayos equis del hígado. Si se determina la presencia de tumores, es posible que el médico veterinario quiera hacer una biopsia del mismo. Las muestras del tumor se envían a un laboratorio especializado para que un patólogo veterinario puede examinarlas. Es muy importante que tu perro reciba un diagnóstico adecuado por parte del veterinario ya que el hígado canino puede presentar varias condiciones médicas además del cáncer.

Tratamiento

Veterinaria realizando ultrasonido en perro

Este tipo de cáncer generalmente se trata con cirugía. Al igual que en los humanos, tu perro necesitará radiografías y/o un ultrasonido, análisis de sangre y análisis de orina. De nuevo, la buena noticia es que se puede eliminar hasta la mitad del hígado y se regenerará.

Otros tratamientos

Otros métodos de tratamiento incluyen quimioterapia, radiación y medicamentos. Debes analizar todas las opciones con tu veterinario y escuchar atentamente sus consejos. A veces los dueños se sienten tentados a tomar decisiones que son buenas para ellos, pero pueden no ser la mejor opción para el perro. En cambio, debes hablar en nombre de tu amigo animal y elegir un plan de tratamiento que sea beneficioso para el pronóstico a largo plazo de tu perro y para su bienestar general.

Dieta para perros con cáncer de hígado

Es muy importante que lo perros que presenten esta condición lleven una dieta especial. Estas dietas ofrecen mayor cantidad de nutrientes esenciales necesarios para el perro que de otra manera no recibiría por causa del funcionamiento deteriorado del hígado. Se dice que algunos alimentos tales como el aceite de pescado, la cúrcuma, y algunos tipos de arándanos pueden ser beneficiosos para coadyuvar el tratamiento del perro. Consulta con el veterinario y pídele que te ayude a diseñar una dieta adecuada para el estado de salud de tu perro. También será de suma importancia notificar al veterinario si un perro con cáncer hepático deja de comer o sufre falta de apetito.

Prognosis para el cáncer de hígado

Cuánto puede vivir un perro con cáncer hepático es una preocupación común. Un perro con cáncer de hígado tiene una expectativa de vida que depende de un par de factores:

  • Los perros que reciben cirugía para remover un carcinoma hepatocelular de un lóbulo tienen una probabilidad 15 veces mayor de supervivencia que un perro a quien no se le remueve el cáncer. Una expectativa de vida después de una cirugía de este tipo de alrededor de 3.8 años.
  • Tumores múltiples en más de un lóbulo disminuyen en gran medida el pronóstico de un perro. En este caso, la cirugía no es una opción, y el perro suele recibir un tratamiento con dieta y esteroides para reducir el malestar. En esta situación, la expectativa de vida es de alrededor del 270 días a partir del diagnóstico.

Si bien la cirugía y los cuidados paliativos pueden ayudar a prolongar la vida de tu perro, es importante conocer los signos de la etapa final del cáncer. Los perros que llegan a la etapa final de un cáncer hepático muestran signos de pérdida rápida de peso, falta de apetito, convulsiones, letargo, y cambios de comportamiento. En este punto, será necesario discutir con el veterinario los mejores cuidados y alternativas para el final de la vida del perro de manera que sufra lo menos posible.

Prevención

Como se desconoce la verdadera etimología de la enfermedad, no existe una forma conocida de prevenir el cáncer de hígado en los perros. Existen muchos sitios web que pregonan el uso de suplementos y vitaminas para perros. Empiezan por sonar como conocedores y dar los detalles de la enfermedad y luego simplemente pasan a ofrecer curas milagrosas. En lugar de esto, trabaja con tu veterinario y presta atención a las rutinas de dieta y ejercicio de tu perro, y bríndale toda la atención que merece desde el comienzo de su vida. Todos estos factores desempeñan un papel en el cuidado de la salud general del perro y la felicidad de tu mascota.

Cáncer del hígado canino