Convulsiones caninas

Kelly Roper, Escritora
Niña reconfortante perro

Las convulsiones caninas pueden ser eventos aterradores tanto para los perros como para las personas que los aman. Aprender más acerca de lo que realmente sucede durante una convulsión y sobre qué las causan puede ayudarte a enfrentar la situación en caso de que surja.

¿Qué sucede durante las convulsiones caninas?

Actividad en el cerebro

Todas las convulsiones son el resultado de una actividad cerebral anormal. Típicamente, algo hace que el cerebro emita un impulso eléctrico que sale mal. El cerebro interpreta esta falsa señal como una llamada a la actividad y desencadena movimientos musculares descontrolados gobernados por cualquier parte del cerebro afectada.

Señales físicas

Dependiendo de la cantidad exacta del cerebro involucrada en el fallo de encendido, notarás uno o más de los siguientes síntomas:

  • Tu perro puede actuar aturdido, confundido y puede parecer que no te reconoce.
  • Tu perro puede comenzar a lloriquear y comportarse ansiosamente 24 horas antes de un ataque convulsivo.
  • Una o más áreas del cuerpo de tu perro pueden comenzar a convulsionarse incontrolablemente.
  • Tu perro puede salivar sin control y rechinar los dientes.
  • Los ojos pueden rodar hacia arriba y hacia atrás hacia la cabeza.
  • Los accidentes de micción y defecación también son comunes durante una convulsión canina.

Las consecuencias

Después de un ataque, tu perro aparecerá agotado y ligeramente confundido. También es probable que tenga hambre voraz y sed insaciable. Es mejor ofrecerle alimentos y agua en dosis limitadas, pero frecuentes, durante las próximas 24 horas. Esto ayuda a evitar que tu perro se exceda demasiado, lo que puede provocar vómitos.

Tipos de convulsiones

  • Parcial: este tipo de convulsión solo afecta a una pequeña parte del cerebro, por lo que una pérdida de control físico solo se vería en partes específicas del cuerpo.
  • General: una convulsión general afecta a todo el cerebro, por lo tanto, todo el cuerpo mostraría signos físicos de la convulsión.
  • Psicomotriz: este tipo de convulsión es claramente diferente de los tipos mencionados anteriormente. Los signos externos son predominantemente de comportamiento, tales como ladridos y gemidos sin razón aparente, caminar en círculos o un comportamiento inusualmente agresivo. Un ataque psicomotor a veces puede ser una señal de advertencia de que un ataque parcial o general está en camino.

Existen clasificaciones adicionales para las convulsiones caninas según su origen. Estas incluyen:

  • Primaria: esta clasificación se usa cuando no se puede diagnosticar la causa real de la actividad cerebral anormal.
  • Secundaria: esta clasificación se usa cuando hay una anomalía identificable en el cerebro.
  • Reactiva: este tipo de ataque ocurre cuando un cerebro sano y esencial está expuesto a fuerzas externas, como toxinas y enfermedades que lo acompañan.

¿Están todas las convulsiones relacionadas con la epilepsia canina?

Aunque muchas convulsiones con causas indeterminadas se agrupan bajo el paraguas de la Epilepsia canina, no todos los perros que experimentan convulsiones son en realidad epilépticos. En pocas palabras, un ataque es causado por el medioambiente dentro del cerebro o fuera de él. Las causas de las convulsiones caninas incluyen:

  • Traumatismo craneal: cualquier perro que haya recibido un golpe brusco en la cabeza, causado por colisión con un automóvil u otro medio, es probable que sufra ataques. A veces estos ataques aparecen años después del accidente.
  • Infecciones cerebrales: una infección cerebral también puede desencadenar una actividad cerebral inusual, y generalmente se diagnostica con una punción lumbar.
  • Tumores cerebrales: un tumor cerebral no diagnosticado puede ejercer presión sobre el tejido cerebral a medida que aumenta el crecimiento. Esto puede resultar en convulsiones intermitentes pero en aumento. Los tumores de esta naturaleza generalmente se diagnostican con una resonancia magnética, y posiblemente son operables si se detectan a tiempo. Si se diagnostica en etapas posteriores, puede ser necesario tratar con medicamentos para reducir la inflamación del cerebro y controlar la frecuencia e intensidad de las convulsiones.
  • Desequilibrios metabólicos: un desequilibrio metabólico afecta la química del cerebro y puede causar señales cerebrales defectuosas que inducen convulsiones.
  • Exposición a sustancias tóxicas: el cuerpo puede reaccionar a las toxinas de muchas maneras, incluidos vómitos, paros cardíacos y convulsiones.
  • Otras enfermedades: También se sabe que afecciones como la hipoglucemia y el hipotiroidismo provocan convulsiones. Las enfermedades autoinmunes, que son más comunes en ciertas razas, también pueden desencadenar enfermedades cerebrales.

Opciones de tratamiento

La mejor manera de tratar las convulsiones caninas es tratando la causa real si se puede determinar una causa médica o ambiental específica. Frecuentemente, con esta medida las convulsiones cesarán. Sin embargo, hay casos en que los episodios solo pueden disminuirse para proporcionar al perro un mayor alivio. En estos casos, fenobarbital, bromuro de potasio, diazepam (Valium), gabapentina (Neurontin), levetiracetam (Keppra) o zonisamida (Zonegran) pueden usarse para controlar, y posiblemente prevenir, los episodios recurrentes.

Cuidando a tu perro

Si tu perro experimenta una convulsión, es importante mantenerlo cómodo y alejado de cualquier cosa que pueda dañarlo. No trates de agarrar su lengua, él no la tragará y puedes ser mordido inadvertidamente. Intenta medir el tiempo que dura la convulsión y registra la fecha y los detalles en un cuaderno. Si tu perro está convulsionando activamente durante más de cinco minutos, esto es una emergencia y debes buscar atención veterinaria de inmediato. De lo contrario, llama a tu veterinario e infórmalo sobre el episodio hecho que tuvo tu perro, y tu veterinario te aconsejará sobre la rapidez con la que debe ser visto. Si esta es la primera vez que tu mascota sufre una convulsión, debes planear llevarlo a una evaluación, incluso si se recupera y parece ser normal.

Convulsiones caninas