Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Eutanasia para los perros

Veterinario haciendo inyección

Cuando los dueños de perros traen a su nuevo cachorro a casa, nunca están pensando en la eutanasia en ningún momento del camino. Sin embargo, al igual que uno debe prepararse para la pérdida de seres queridos humanos, los dueños de perros deben enfrentar la posibilidad de la eutanasia cerca del final de la vida de su mascota.

Método de la eutanasia del perro

Enfrentar la decisión de sacrificar a una mascota nunca es fácil. La eutanasia en los perros es una inyección simple e indolora, una sobredosis letal de barbitúricos u otras drogas que envían a tu mascota a dormir tranquilamente. Dependiendo del veterinario, puede estar dispuesto a realizar la eutanasia en casa a tu perro, o puedes elegir llevar al perro a la clínica.

Estar presente

Para algunos dueños de perros, estar presente durante los momentos finales de su mascota es la mejor manera de despedirse, de mandarlos a dormir rodeados del amor y el afecto que han conocido toda su vida. Dependiendo de la condición del perro, puedes sostenerlos o acariciarlos mientras se les administra la inyección, y seguirán respondiendo al sonido de tu voz y tus suaves cariños. Si deseas estar presente cuando se sacrifique a tu perro, es aconsejable que un amigo o familiar de confianza te acompañe para ayudarte a sobrellevar el dolor de la muerte de tu mascota.

Mantenerte alejado

Estar presente mientras se sacrifica a tu perro puede ser demasiado difícil de soportar. No hay vergüenza ni culpa al despedirse antes de que se administre la inyección, y los veterinarios a menudo ofrecen a los propietarios un momento privado o dos para compartir esos sentimientos finales. Incluso si no estás en la habitación, el veterinario no será ni cruel ni poco amable, y muchos veterinarios incluso acarician a los animales, les hablan en voz baja y con amabilidad mientras se escabullen pacíficamente en un profundo sueño.

Cuando la eutanasia es necesaria

La mayoría de los dueños de perros se resisten a la realidad de la eutanasia, incluso cuando es necesaria. El factor clave es la comodidad del perro: si el animal sufre tanto que no puede tener ningún placer en su vida y su calidad de vida se ha degradado más allá de la recuperación, la eutanasia puede ser la opción más humana. Antes de tomar la decisión final, consulta con tu veterinario y solicita un pronóstico franco para alivio o recuperación, ya sea por una enfermedad debilitante o por una lesión repentina. Tu opinión sobre la salud de tu mascota te ayudará a tomar una decisión informada. A lo largo de la vida del perro, tú le has brindado atención excepcional, compañía y amor, y al elegir la eutanasia como un medio de muerte digno e indoloro, continúas brindándole a tu perro la mejor atención posible.

Entierro y cremación

Los veterinarios pueden ofrecer sugerencias sobre cómo tratar los restos de tu perro, ya sea a través del entierro o cremación. Las clínicas veterinarias más grandes pueden ofrecer servicios de cremación, y los propietarios pueden solicitar guardar las cenizas del animal. Los cementerios de mascotas son cada vez más comunes, ya que los propietarios desean visitar el lugar de descanso final de sus mascotas, y tanto las clínicas veterinarias como las sociedades humanas pueden ofrecer sugerencias sobre dónde encontrar cementerios respetados que presenten parcelas, lápidas y monumentos similares a un cementerio humano.

Duelo

La mayoría de los perros tienen una vida útil de diez años o más, y en ese momento, el animal se convierte en un miembro de la familia confiable y valioso. La aflicción es natural después de la muerte del animal, y la eutanasia del perro puede ser particularmente traumática, sin importar cuán necesaria sea. Si es necesario, busca asesoramiento profesional para que te ayude a lidiar con el dolor, y especialmente cuando se trate de niños con dificultades, enfatiza los recuerdos positivos del perro en lugar del final de su vida.

Para algunas personas, hacer contribuciones a sociedades humanitarias o causas de abuso de animales puede ayudar a conmemorar a su mascota. Ten en cuenta, sin embargo, que adquirir otra mascota, especialmente de la misma raza, puede no ser una buena opción poco después de la muerte de un perro; Los niños especialmente pueden resentir la intrusión de un reemplazo.

Resumen de la eutanasia del perro

Aunque puede ser una decisión difícil, terminar la vida de tu mascota con una inyección indolora puede ser la mejor manera de seguir amándola y brindarle la mejor atención en caso de un trágico accidente o una enfermedad terminal dolorosa. La eutanasia del perro es un final humano y digno para la vida de una mascota, y la cremación, el entierro y el duelo son parte del proceso de recuperación del propietario. Aunque nunca es una elección fácil o feliz, llevar la paz a una mascota que sufre también puede aliviar a un dueño con problemas que desea ver a su mascota feliz en sus últimos momentos.

Eutanasia para los perros