Las glándulas anales de tu perro

Kelly Roper, Escritora
Veterinario revisando glándulas anales del perro

La mayoría de las personas nunca piensa en las glándulas anales de su perro hasta que hay un problema con ellas. Estas glándulas están diseñadas para proporcionar lubricación cuando un perro hace sus necesidades, y también le dan a cada perro su propio aroma único. Descubre cómo funcionan estas glándulas, cómo detectar cuándo hay un problema y cómo resolverlo.

Cómo funcionan las glándulas anales

Cada perro tiene dos glándulas pequeñas ubicadas a cada lado de su abertura rectal. Cada glándula contiene una pequeña cantidad de una sustancia líquida de olor desagradable y color marrón. Cada vez que tu perro orina o defeca, estas glándulas reciben una pequeña cantidad de presión que libera una pequeña cantidad de líquido junto con el aroma de mezcla personalizada de tu perro.

Tu perro también puede expresar un poco de su esencia personal cuando conoce a un compañero canino. ¿Alguna vez has notado cómo dos perros levantan sus colas en alerta máxima cuando se encuentran por primera vez? Esta acción aplica presión a las glándulas anales, que lleva a los perros a olfatearse uno al otro ante el desconcierto de los seres humanos que no pueden entender por qué lo hacen. Sin embargo, este saludo es tan normal para los perros como un apretón de manos para las personas. La inhalación ayuda a los perros a aprender a identificarse entre sí por sus aromas.

Si estás alarmado en este punto sobre todo lo que está sucediendo, no lo hagas. Recuerda que el sentido del olfato de un perro es años luz más allá del de un ser humano, por lo que la cantidad de líquido expresada es mínima, y es probable que para nosotros nunca huela a nada a menos que tu perro presente un problema.

Problemas de la glándula y la dieta

Muchos perros nunca parecen tener un problema con sus glándulas anales. Sin embargo, las bacterias pueden acumularse en las glándulas anales si no se expresan correctamente, y esto puede provocar una infección. Si no se trata, la infección puede producir un absceso que eventualmente puede romperse a través de la piel y causar complicaciones adicionales. Ve el video presentado por Karen Becker, DVM. para la explicación detallada sobre las glándulas anales y los problemas asociados.

Algunos problemas de las glándulas anales pueden estar relacionados con la calidad del alimento para mascotas que recibe un perro. Las marcas económicas de alimentos para perros a menudo utilizan rellenos de cereales que tienden a producir heces blandas. Las heces blandas no son capaces de presionar con suficiente firmeza contra las glándulas anales del perro para proporcionar la presión necesaria para accionarlas, y ahí comienza el problema. Los alimentos para perros de mayor calidad ayudarán a tu mascota a producir heces más firmes y compactas que realmente ayudan a las glándulas a expresarse, por lo que esos alimentos pueden ser una mejor opción para tu mascota.

Señales de que las glándulas se ven afectadas

Si las glándulas anales de tu perro no se expresan correctamente, pueden en realidad impactarse y hacer que tu perro se sienta muy incómodo. Permanece atento a estos signos:

  • Tu perro comienza a deslizarse o arrastrar su trasero por el suelo.
  • Tu perro constantemente está lamiendo o masticando cerca de su recto.
  • Las heces de tu perro se han vuelto suaves y blandas.
  • Es probable que notes un olor fuerte similar (pero diferente) a las heces o "a pescado" proveniente de la parte trasera de tu perro. Aún despues del baño.

Si observas uno o más de estos signos, puede ser una buena idea llevar a tu perro con tu veterinario para que lo revisen. Es posible que las glándulas deban ser exprimidas manualmente, un trabajo mejor dejado a los profesionales. Algunos peluqueros de perros profesionales también realizarán este procedimiento a tu solicitud.

Cómo exprimir las glándulas anales de tu perro

Muchos criadores y propietarios se sienten capaces de exprimir las glándulas anales de sus perros. Sin embargo, considérate advertido de que esta es una tarea maloliente y desagradable. Ten en cuenta que solo debes realizar este procedimiento en tu propio perro y nunca en el de otra persona.

  • Prepara un paño tibio y húmedo.
  • Localiza las glándulas anales de tu perro levantando su cola y usando tu otra mano para palpar dos bultos aproximadamente a las cinco y siete en punto a cada lado de su abertura anal.
  • Manteniendo la tela sobre su abertura anal para evitar un chorro desagradable, comience a aplicar una presión firme pero suave en los sacos. Esto debería hacer que parte del líquido sea expulsado a través de la abertura rectal, vaciando así las glándulas. Limpia la parte posterior de tu perro, y con eso el trabajo debe estar terminado.

Si notas sangre o pus en las secreciones de la glándula anal de tu perro, es probable que sea un signo de infección, y debes comunicarte con tu veterinario para una cita y tratamiento.

El siguiente video muestra un método diferente que muchos veterinarios usan para exprimir las glándulas.

Riesgos de exprimir las glándulas tu mismo

Si tienes experiencia exprimiendo las gládulas anales de perro, y estas cómodo haciéndolo, puede ser la opción menos estresante para tu perro. Sin contar que además de evitarle a tu perro una experiencia estresante en la veterinaria o la estética, tu puedes economizar un poco. Sin embargo, hay algunos riesgos involucrados con que lo hagas tu mismo. Si lo haces incorrectamente puedes lastimar y causarle moretes a tu perro. Además cabe la posiblidad de que tu perro sufra de condiciones adicionales o infecciones que un médico experto podría discernir al exprimir las glándulas, pero que tu tal vez no puedas ver. Por otro lado, exprimir las glándulas muy a menudo puede lastimar a tu perro y causarle dolor y complicaciones de salud.

Miedo y glándulas anales

Algunos perros pueden involutariamente contraer sus glándulas anales como parte de una respuesta de miedo. Ya que un animal con miedo puede contraer y liberar sus músculos rápidamente, esta contracción muscular puede densenadenar la epresión de las glándulas y la secreción de líquido. Un perro que haga esto no necesitará la expresión regular de sus glándulas anales.

Exprimirlas solo cuando sea necesario

Aunque es normal preguntarse cada cuando exprimir las glandulas, lo importante es darse cuenta de que no hay un programa fijo que establezca cada cuando hay que hacerlo. En circunstancias normales, las glándulas anales pueden funcionar completamente bien solas sin intervención humana. A menos que tu perro haya desarrollado un problema, es mejor evitar exprimir sus glándulas de forma rutinaria y dejar que el cuerpo de tu perro funcione de la manera en que fue diseñado. Algunos perro nunca necesitarán este tipo de atención, y algunos lo necesitarán con regularidad. Presta atención a las señales de incomodidad que pueda presentar y obra en consequencia.

Las glándulas anales de tu perro