Reflujo ácido canino: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Marye Audet, Escritora
Perro mirando un tazón de comida

El reflujo ácido canino es similar al reflujo ácido en los humanos, y puede causar dolor y molestias a tu perro si no se trata.

Las causas del reflujo ácido canino

El reflujo ácido es causado por un músculo del esfínter dañado en el esófago inferior. Los ácidos del estómago empujan contra la válvula y entran en el esófago. Mientras que el estómago está protegido de estos ácidos, el revestimiento del esófago no lo está, y los ácidos fuertes del estómago irritan lo delicado. Esto ocurre con mayor frecuencia después de que tu mascota ha comido una comida que es muy alta en grasa. También puede suceder cuando tu perro come demasiado y su estómago está muy lleno.

El reflujo ácido también puede ser un resultado de la cirugía. El ayuno incorrecto antes de la cirugía, así como la mala posición del animal durante la cirugía también pueden resultar en reflujo ácido. La otra posibilidad es que tu perro tenga una hernia hiatal que pueda estar presente al nacer.

Los síntomas de reflujo ácido en tu perro

Un perro no puede decirte cuando se siente incómodo. El reflujo ácido en los perros produce un dolor similar al de la acidez estomacal en los seres humanos. El tórax comienza a arder y puede haber náuseas. Es posible que notes algunos o todos los siguientes síntomas:

  • Tu perro puede estar más inactivo de lo normal después de las comidas. Él puede preferir descansar en silencio por un período de tiempo después de comer.
  • Él puede vomitar después de comer.
  • Su mascota puede perder el apetito o comer menos de lo normal.
  • Él puede perder peso.
  • El perro puede parecer tener dolor o angustia; tener gases, eructos o pasear de un lado al otro.
  • Tu perro puede quejarse cuando traga.
  • Él puede vomitar.
  • Si el reflujo es severo, tu perro puede salivar o babear, o incluso puede tener fiebre.

Los perros más jóvenes parecen estar en mayor riesgo que los perros más viejos, probablemente porque sus músculos pueden no estar totalmente desarrollados.

Cómo se diagnostica el reflujo ácido

El método más efectivo para determinar el reflujo ácido en los perros es mediante el uso de una esofagoscopia. Este examen usó una pequeña cámara para ver todo el esófago. Cuando esta cámara se inserta en la garganta de su perro, ve el revestimiento del esófago y puede mostrar al veterinario cualquier irregularidad o sangrado en el esófago. Con este examen, el veterinario puede ver si hay cambios en el tejido y la mucosidad del esófago que sean compatibles con la esofagitis o el reflujo.

Hay otras condiciones que imitan el reflujo ácido en los perros. Éstos incluyen:

  • Ingestión de una toxina.
  • Tumor
  • Absceso
  • Hernia hiatal
  • Cáncer de la boca o garganta.
  • Megaesófago
Veterinario examinando al bulldog en la oficina

Tratamiento

El tratamiento del reflujo ácido canino es simple y directo. Por lo general, se retiene la comida por un día o dos, y luego se debe administrar al animal una dieta estricta que incluya comidas pequeñas y frecuentes. Las grasas y proteínas en la dieta son limitadas ya que estas sustancias aumentan el ácido gástrico. Los agentes pro-cinéticos gastrointestinales son medicamentos que pueden usarse para mejorar la forma en que el contenido del estómago se mueve a través del resto del sistema digestivo. También se cree que fortalecen el músculo del esfínter en la abertura del estómago. Tu perro necesitará monitoreo para observar si tiene reflujo. Es importante mantenerlo en la dieta y el horario de alimentación que sugiere tu veterinario. Cada incidente de reflujo gástrico debilitará aún más el esófago y aumentará las posibilidades de que continúen los problemas.

No dudes en llevarlo al veterinario

Siempre que sospeches que tu mascota está en peligro, es una buena idea que el veterinario lo revise. Los síntomas del reflujo ácido son similares a los síntomas de otras enfermedades, por lo que debes examinar a tu perro lo antes posible. Al alimentarlo con una dieta saludable y no permitir que tu mascota se atasque con la comida, puedes evitar que él desarrolle este problema. Si tiene sobrepeso, habla con su veterinario acerca de una dieta reductora. El peso adicional puede aumentar la posibilidad de que tu mascota desarrolle reflujo ácido.

Reflujo ácido canino: síntomas, diagnóstico y tratamiento