Remedio casero para el Parvo en cachorros

Jessica Gomez, Escritora
Perro enfermo

El parvovirus canino es una enfermedad viral altamente contagiosa que se transmite por la materia fecal. Las personas, los animales y los objetos inanimados pueden propagar el virus si no se limpian adecuadamente después de entrar en contacto con la enfermedad. Si no se trata, el Parvo es mortal, especialmente para los cachorros. La atención veterinaria inicial es esencial para un perro con parvo, pero hay maneras de mantener bajos los costos al proporcionar atención de seguimiento en el hogar.

Identificando al Parvo

Si tu perro tiene síntomas de parvo, se requiere atención veterinaria inmediata.

Los síntomas comunes incluyen:

  • Diarrea (severa, con sangre, tal vez con un olor metálico)
  • Letargo extremo
  • Deshidratación
  • Vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso notable
  • Dolor o malestar

Tu veterinario administrará una prueba de parvo y extraerá sangre para verificar el recuento de glóbulos blancos de tu perro. Si el resultado es positivo para el parvo, se administrarán antibióticos y líquidos subcutáneos o intravenosos para el tratamiento. También se pueden recetar medicamentos contra las náuseas.

Cuidando a tu perro en casa

Es probable que tu veterinario te recomiende que mantengas a tu perro en sus instalaciones para recibir atención las 24 horas, lo que puede costar de cientos a miles de dólares. En lugar de mantener a tu perro hospitalizado hasta que esté bien, tienes la opción de llevarlo a casa después de su cita, para ahorrar en costos.

Si eliges continuar cuidando a tu perro en casa, debes vigilarlo todo el día, y si sus síntomas parecen empeorar o volverse más frecuentes, debes llevar a tu perro de nuevo a la consulta de tu veterinario de inmediato.

La hidratación es clave

La deshidratación es la causa más común de muerte de un perro con parvo, por lo que mantener a tu perro constantemente hidratado será vital. Pídele a tu veterinario un kit de fluidos Sub-Q para llevar a casa y que te muestre cómo administrar los líquidos. Pregunta con qué frecuencia debe recibir estos fluidos tu perro, para poder mantenerlo bien hidratado diariamente.

Los electrolitos de tu perro también se agotarán. Puedes administrarle Pedialyte diluido poniéndolo en el agua de su perro. Esto le ayudará a reponer esos electrolitos. Consulta a tu veterinario sobre la dosificación correcta de Pedialyte para tu perro.

Volver a darle alimentos lentamente

Perro bajo la cobija

Cuando tu perro está demasiado débil o tiene demasiadas náuseas para comer, puedes recurrir a suplementos como Nutri-Stat por menos de $6, y alimentarlo con pequeñas dosis a la vez. Suplementos con alto contenido calórico y con vitaminas en pequeñas dosis serán mucho más fáciles de dárselos a tu perro que hacerlo comer su comida habitual.

Una vez que tu perro ha dejado de vomitar y parece estar ganando un poco de energía, puedes tentarlo con alimentos húmedos para ver si comienza a comer. Solo ofrécele porciones pequeñas a la vez para que no comience a vomitar otra vez por comer demasiado rápido. Una vez que tu perro comience a comer regularmente nuevamente, puede comenzar a recuperar su fuerza.

Remedio homeopático

La plata coloidal se ha asociado con ayudar a humanos y animales con dolencias de la enfermedad. La plata priva a los agentes patógenos virales del oxígeno, privando de comida al virus y causando su muerte, lo que podría acelerar la recuperación de tu perro. Los suplementos se pueden comprar en Amazon o en tu tienda local de alimentos saludables por alrededor de $18.

Nunca le des ningún tratamiento homeopático a tus mascotas sin antes discutirlo con tu veterinario. Pregúntale acerca de la dosificación adecuada, si ya tiene alguna experiencia en el uso de estos tratamientos para parvo, y si cree que el remedio homeopático es apropiado para tu perro, especialmente en combinación con los antibióticos que le recete.

Limpiar diligentemente

Las piezas más pequeñas de materia fecal de tu perro infectado serán contagiosas, por lo que es extremadamente importante limpiar cualquier área en la que tu perro haya estado en contacto con blanqueador. Si entras en contacto con el virus y no se limpia adecuadamente ni a ti mismo ni a la superficie sobre la que te sientas, puedes transmitir el virus a otros perros tocándolos o caminando fuera e infectando la tierra desde tus zapatos. El uso de guantes de látex y cubre-zapatos desechables al manipular a tu perro en esta situación contagiosa, ayudará a evitar que la infección se propague.

Si tienes otras mascotas, es mejor poner en cuarentena a tu perro enfermo en una habitación para evitar que otros adquieran el parvo o transporten el germen a otra área.

Visita de seguimiento al veterinario

Una vez que creas que tu perro está libre de parvo, debes llevarlo de nuevo a la consulta de tu veterinario para hacerle una revisión médica. El veterinario te avisará si la infección se ha ido y si se recomiendan más líquidos. El Parvo taxa severamente la salud de los perros, por lo que puede que tu perro no vuelva a su estado normal por un tiempo. Tu veterinario puede recomendarte realizar más revisiones y avisarte cuando tu perro estará listo para recibir sus vacunas contra el parvo para prevenir más brotes.

El parvovirus puede vivir en la mayoría de los ambientes hasta por un año, por lo que si tu perro comienza a presentar síntomas de parvo nuevamente, es mejor llevarlo de inmediato a tu veterinario.

El Parvo es prevenible

La mejor defensa contra el Parvo es evitar que el virus ingrese a tu hogar. Si tu perro tiene al menos seis semanas de edad, se le debe administrar sus vacunas contra el parvo con las dosis subsiguientes a las tres semanas y seis semanas después de la vacuna inicial. Si tu perro no ha sido vacunado contra el parvo y entra en contacto con un perro infectado con parvo o comienza a mostrar síntomas de la enfermedad, busca atención veterinaria inmediatamente.

Remedio casero para el Parvo en cachorros