Señales de que un perro está muriendo

Kelly Roper, Escritora
Mujer abrazando a su perro

Es relativamente raro que un perro muera repentinamente y sin previo aviso. Es mucho más probable que tu perro te dé ciertas pistas y síntomas de que está llegando al final de su vida, especialmente si ha estado enfermo por un tiempo. Ya sea que decidas dejar que una mascota muera en paz en tu hogar o que le practiques una eutanasia humana, es útil estar al tanto de los signos que indican que la vida de tu mascota está por terminar.

Signos de que un perro está muriendo

Si tu perro tiene una enfermedad terminal, es posible que debas cuidarlo en tu casa durante los últimos días. Hay algunas señales comunes de que un perro moribundo está en su declive final. Solo ten en cuenta que cada perro experimenta una muerte diferente, y algunos perros pueden no exhibir todos los síntomas enumerados. Habla con tu veterinario sobre los signos que tu perro podría comenzar a mostrar como resultado de su condición.

Falta de coordinación

El perro se vuelve muy inestable en sus patas y tiene dificultad para moverse de un punto a otro. Esto podría deberse a debilidad física, función cerebral deteriorada o incluso una combinación de las dos. En un perro moribundo, la debilidad es más probable debido a no comer, diarrea severa o pérdida de sangre. Sin embargo, como explica Patología Médica Veterinaria, un perro que de repente pierde su coordinación puede tener una condición tratable, como una infección de oído (otitis), así que asegúrate de buscar atención veterinaria en caso de duda.

Fatiga extrema

Un perro con vómitos tendrá menos energía y será menos activo, incluso si la condición no es grave. Sin embargo, cuando un perro activo muere, muestra signos de fatiga extrema. Lo más probable es que permanezca en un lugar sin intentar levantarse más, y es probable que ya no tenga fuerzas para levantar la cabeza. De nuevo, esto tiende a ser un descenso lento y puede deberse a anemia, mala circulación o falta de energía. Si sus encías se ponen blancas en lugar de rosadas, esto puede indicar anemia, que es una señal seria. Del mismo modo, si sus encías son rosadas, pero cuando se presionan con un dedo se ponen blancas y permanecen blancas durante varios segundos, esto es un signo de colapso circulatorio que es un precursor de la muerte.

Pérdida completa de apetito

El perro no muestra prácticamente ningún interés en comida o agua. Cuando come, a menudo no puede mantener la comida dentro. A medida que la muerte se acerca, se niega a comer en absoluto. Una vez más, ten en cuenta que un perro que se siente mal puede no querer comer, por lo tanto, interpreta su falta de apetito como parte de un panorama más amplio y busca atención veterinaria cuando corresponda.

Vomito

El vómito es un signo general que puede ocurrir por muchas razones, desde el mareo por movimiento hasta una infección o virus, o un declive más serio. Para el perro con un diagnóstico terminal, cuando el sistema digestivo comienza a cerrarse, la comida no digerida en el estómago puede hacer que el perro sienta náuseas. Él puede vomitar para purgar el contenido de su estómago. Comenzar a vomitar es una complicación seria, especialmente porque puede no contener el agua y deshidratarse. Sin embargo, para el perro que ha estado relativamente bien y de repente comienza a estar a tener malestar estomacal, puede haber opciones para hacerlo sentir más cómodo y comprarle más tiempo.

Incontinencia

Un perro moribundo pierde progresivamente el control sobre las funciones corporales, ya que puede ser demasiado débil para levantarse y es más propenso a tener accidentes donde yace. Alternativamente, a medida que su cuerpo se debilita, pierde el control de su músculo del esfínter y de los músculos que controlan su vejiga. Un buen cuidado e higiene es crucial para que el perro no desarrolle llagas secundarias por causa del contacto prolongado de la orina o las heces con la piel.

Pérdida del interés en el entorno

Perro triste en el sofá

La mayoría de los perros comienzan a retraerse en sí mismos a medida que se acercan a la muerte. Ya no responden a lo que sucede a su alrededor, e incluso pueden dejar de responder a sus personas favoritas cuando sus cuerpos comienzan a cerrarse.

Contracciones nerviosas

El perro puede sacudirse o temblar a veces. Normalmente, esta es una respuesta involuntaria, pero el perro puede enfriarse cuando la temperatura de su cuerpo comienza a disminuir. Puedes ayudar a que el perro esté más cómodo colocándolo en una almohadilla térmica o proporcionándole calor adicional.

Empeoramiento de su enfermedad terminal

Si tu perro ha sido diagnosticado con una enfermedad terminal, como insuficiencia cardíaca severa, entonces mantente alerta a un deterioro en su condición. Por ejemplo, si el perro tiene insuficiencia cardíaca, su respiración puede ser mucho más difícil y su vientre puede hincharse. Si tiene insuficiencia renal podría mostrar ulceras bucales y un fuerte a amoniaco en la respiración.

Maneras de consolar a tu mascota moribunda

Si decides dejar que tu mascota muera en tu hogar, aquí hay algunas cosas que puedes hacer para que sus últimas horas en la tierra sean más cómodas.

  • Proporciónale un lugar cálido y tranquilo para que tu perro descanse cómodamente. Controla cuidadosamente las interacciones que tiene con otras mascotas y niños que quizás no comprendan la condición del perro.
  • Puedes intentar ofrecerle a tu perro comida y agua si está dispuesto a tomarlas, pero no intentes forzarlo. Los perros saben cuando comer ya no les sirve.
  • Acaricia a tu perro suavemente y habla con él. Asegúrale que todo está bien y que lo amas. A pesar de que es difícil, trata de ser calmado y calmante para tu mascota. Él puede sentir tus emociones.
  • Coloca almohadillas para mascotas impermeables cerca o debajo de tu perro si no puede salir. También puedes hacerlo usar pañales para mascotas si es más fácil.
  • Asegúrate de que el perro no sufra ni tenga dolor.

Enfrentando el fin juntos

Muchos de los signos son bastante generales. Incluso un perro con una enfermedad terminal puede tener un mal día en el que vomita y tiembla. Tu mejor fuente de asesoramiento es el veterinario familiarizado con su caso, ya que puede ofrecerte consejos sobre si hay alguna opción de tratamiento que lo haga sentirse más cómodo.

Si no estás seguro de si el final está cerca, considera la situación en general. Un perro más viejo con un diagnóstico terminal que tiene encías pálidas y no come por días, es más probable que esté muriendo que un perro joven en forma sin condiciones médicas preexistentes. En general, cuantos más signos enumerados arriba estén presentes, más grave es la perspectiva.

Cuando el final está cerca, tus cuidados y atención pueden facilitar el paso de tu mascota. Todavía apreciará saber cuánto lo amas, incluso si ya ha pasado el momento de responderte, y puede consolarse con el hecho de que estuviste allí para ayudarlo cuando más te necesitaba.

Señales de que un perro está muriendo