Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

Cómo cuidar a los perros en invierno

Dra. Clare Deming, MVZ
perros observando la nieve

Las mascotas pasan por momentos difíciles cuando comienza el clima frío, por lo que es muy importante saber cómo brindar el cuidado adecuado a los perros que están afuera en condiciones de heladas invernales. La Asociación Americana de Medicina Veterinaria recomienda que las mascotas vivan en el interior, pero cuando su compañero canino necesita pasar tiempo al aire libre durante el invierno, estos consejos pueden ayudar a mantenerlo feliz, seguro y saludable.

Preparación para el frío invernal

Antes de que caiga el mercurio, puedes tomar algunas medidas para preparar a tu perro para el cambio en las estaciones. La Asociación Americana de Medicina Veterinaria, así como la Asociación Americana de Hospitales de Animales, recomiendan que las mascotas se realicen un examen anual. Esto puede ayudar a identificar problemas que pueden agravarse por el clima frío, incluida la artritis. Si es necesario, tu veterinario puede prescribir medicamentos para ayudar con los síntomas que pueden empeorar en el frío.

Los cachorros y los perros geriátricos pueden ser más susceptibles a los peligros del frío. Las mascotas con diabetes, enfermedades cardíacas, trastornos endocrinos o enfermedades renales pueden tener mayores dificultades para regular su temperatura corporal y también tienen un mayor riesgo. Las razas con pelo largo o abrigos gruesos generalmente serán más tolerantes al frío en comparación con los perros de pelo corto. De acuerdo con la ASPCA, el pelaje de tu mascota no debe estar corto durante el invierno, y muchas razas de perros se beneficiarán de un suéter o abrigo para perros.

Cuidado de perros al aire libre

Si bien ningún perro debe mantenerse al aire libre en temperaturas bajo cero, en algunos climas una mascota puede pasar mucho tiempo afuera si se toman las precauciones adecuadas. La Cruz Roja Americana tiene varios consejos para ayudar a mantener a tu perro al aire libre durante el invierno y las tormentas de nieve:

Asegúrate que tenga acceso al agua

Considera usar un recipiente caliente con agua para evitar que el agua de tu mascota se congele. Si esto falla, una bola flotante ayudará a detener la formación de hielo en toda la superficie. Asegúrate de que la acumulación de hielo o nieve no haya bloqueado el acceso de tu perro a alimentos, agua u otras necesidades.

Proporciónale un refugio adecuado

El clima frío suele ir acompañado de fuertes vientos, por lo que es de vital importancia que una buena perrera le proporcione un refugio adecuado. Una caseta para perros bien aislada debe ser resistente, seca y sin corrientes de aire. El piso debe levantarse unos centímetros del suelo y cubrirse con virutas de cedro o paja. El refugio debe ser lo suficientemente grande para que tu mascota se dé vuelta, pero lo suficientemente pequeño para retener el calor corporal de tu mascota. Cubre la entrada con arpillera impermeable o plástico pesado.

No uses alfombras térmicas para mascotas

Evita el uso de calefactores radiantes o esteras para mascotas con calefacción debido al riesgo de incendio y quemaduras. Lleva a tu perro al interior cuando la temperatura disminuya por debajo de 0° F grados.

Dale a tu perro más comida

Cuando un perro se enfría, usa su propio suministro de energía para mantenerse caliente. De acuerdo con la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad del Estado de Washington, puedes darle de un 10 a un 15 por ciento más de comida a tu perro para ayudar a proporcionar calorías adicionales. Alternativamente, la grasa agregada puede ayudar a proporcionar esas calorías, pero también puede causar diarrea o trastornos gastrointestinales.

Perro con un sombrero

Consejos para perros de interior en clima frío

Los perros de casa que pasan la mayor parte de su tiempo en el interior encontrarán una exposición repentina al frío que será un shock. El hecho de que los perros tengan pelaje no significa que no sientan el frío, y algunas razas de perros son más propensas al frío que otras. Los perros con pelajes dobles mullidos o largos disfrutan de un mayor grado de aislamiento que los perros de pelo corto, pero incluso los perros que gozan de mejor aislamiento natural todavía sentirán el contraste en las temperaturas al salir. La Asociación Americana de Medicina Veterinaria ofrece algunas pautas para ayudar a mantener a sus perros seguros:

  • Si permites al perro jugar afuera, vigílalo de cerca y llévalo a casa si comienza a temblar o a lloriquear.
  • Ayuda a las mascotas artríticas o ancianas cuando estén frente a escaleras o hielo. Los resbalones y caídas en los perros son más comunes en ese clima, como con las personas.
  • Limita la caminata de tu mascota en temperaturas frías. Cuando descienda por debajo del punto de congelación, tu mascota no debe pasar más de 10 a 15 minutos al aire libre.
  • Limpia la nieve y el hielo para ayudar a animar a los perros pequeños a eliminar en el exterior. Las razas pequeñas pueden entrenarse para orinar y defecar en papel o almohadillas similares a pañales en interiores cuando el clima es demasiado extremo. Evita los viajes al aire libre por completo cuando la temperatura o la sensación térmica alcanzan los 0 °F.
  • Incluso en el interior, tu mascota puede sentir el frío. Asegúrate de que la cama favorita de tu perro esté en un lugar libre de corrientes de aire.
  • La ropa para mascotas puede ayudar a proporcionar un aislamiento adicional. Asegúrate de secar completamente toda la ropa mojada antes de vestir a tu perro. Las botas de protección también están disponibles. Asegúrate de que todo encaje bien y que tu perro se pueda acostumbrar a usarlas.

Peligros en el frio

Congelación

Incluso con sus abrigos de pieles naturales, los perros son vulnerables a la congelación. Se producirá daño tisular grave con la exposición prolongada al frío y ocurre con mayor frecuencia en las extremidades, como las puntas de los oídos, las patas o la cola. El mayor peligro ocurre cuando la temperatura o el enfriamiento del viento están cerca o por debajo de 0 °F. En los seres humanos, la congelación ocurre cuando la piel alcanza una temperatura de 23 °F durante un largo período. Según VCA Animal Hospitals, algunos de los síntomas de la congelación incluyen:

  • Coloración pálida, gris o azulada de la piel afectada.
  • El área está fría o quebradiza al tacto.
  • Dolor o hinchazón
  • Ampollas o úlceras en la piel.
  • Piel ennegrecida o muerta

A veces, los signos de congelación no son visibles de inmediato y pueden aparecer días después de la exposición. El tratamiento incluye un recalentamiento suave y gradual con agua tibia de 104 a 108 grados. Secar el área después y mantener a la mascota caliente. Busca atención veterinaria lo antes posible para tratar de prevenir complicaciones como infecciones.

Perro con abrigo de invierno

Hipotermia

La hipotermia ocurre cuando la temperatura corporal central de un perro cae por debajo del rango normal. Numerosos factores determinan la temperatura en la que tu mascota está en riesgo de hipotermia. Las temperaturas bajo cero son las más peligrosas. Tener el pelaje húmedo también aumentará el riesgo. Algunos perros incluso pueden desarrollar hipotermia a temperaturas por encima de la congelación si son razas pequeñas, tienen poco pelo o están al aire libre durante un período prolongado de tiempo. La hipotermia es potencialmente mortal si no se reconoce y no se trata. VRCC, un hospital veterinario especializado en Colorado, informa que los signos de hipotermia pueden incluir:

  • Sacudidas involuntarias o temblores
  • Letargo
  • Rigidez muscular o tropiezo y pérdida de coordinación.
  • Encías pálidas o grises
  • Pupilas fijas y dilatadas.
  • Baja frecuencia cardíaca y frecuencia respiratoria
  • Colapso o coma

Se pueden proporcionar primeros auxilios si te preocupa que tu perro sufra de hipotermia. El recalentamiento gradual con una manta o botellas de agua caliente es lo más seguro. Busca atención veterinaria si crees que tu perro sufre de hipotermia grave o si tu mascota muestra síntomas que no sean escalofríos o letargo leve.

Hielo y nieve y peligros ocultos

Si bien una persona debe saber que no debe correr hacia un estanque helado, tu perro no se dará cuenta del peligro potencial. La Agencia de Manejo de Emergencias de Massachusetts recomienda que los perros se mantengan con su correa de paseo alrededor de cuerpos de agua en el invierno. Las mascotas que corren libres también pueden desorientarse y perderse en un entorno nevado porque no podrán reconocer los puntos de referencia familiares.

Proteger las patas de la sal de roca

También ten cuidado con las almohadillas y las patas de tu perro en invierno. De acuerdo con la ASPCA, parte de la sal de roca utilizada como fundidor de hielo puede ser irritante para las patas de tu perro. Otros peligros, como los charcos extremadamente tóxicos del peligroso anticongelante, también pueden terminar en las patas y la piel de tu perro. Limpia las patas de tu mascota por la parte inferior con una toalla tibia y húmeda al entrar de la nieve. Bolas de hielo se pueden acumular en el pelaje de las patas y pueden volverse dolorosas. La nieve también puede enmascarar peligros tales como hielo agudo o metal. Las laceraciones de las patas y las almohadillas son más comunes en los meses de invierno y deben ser atendidos con una visita veterinaria.

Pasa un invierno seguro y cálido

Brindar el cuidado adecuado a los perros afuera en el peor clima invernal te asegurará que estas mascotas salgan con bien de la temporada hasta que la primavera regrese una vez más. Con atención a la temperatura exterior y algunas precauciones, puedes mantener a tu perro de interior o de exterior a salvo de lesiones, congelación o hipotermia.

Cómo cuidar a los perros en invierno