Resources, Advice & Tips for Covid-19
Read More

9 señales preocupantes de una relación dominante

Chica espiando teléfono de su novio

¿Sabes cómo reconocer los signos de una relación dominante? A menudo los signos son inicialmente sutiles. Esto puede hacer que sea más difícil darse cuenta de que estás en una mala relación hasta que experimentas el abuso emocional o físico. Sin embargo, hay algunas señales reveladoras que puedes observar, como celos, problemas de confianza y ver como se alejan tus amigos. Aprende más sobre lo que es normal y sobre lo que no lo es.

La relación comienza bien

Es normal que una relación dominante comience bien, o que al menos tenga la apariencia de ser buena. Los celos y las preguntas pueden parecer como indicio de que tu pareja realmente se preocupa por ti. Incluso puede parecer dulce ver la frecuencia con la que él o ella trata de dominarte, por ejemplo. A menudo, la persona controladora comenzará a ser muy amable y generosa también. Esto se debe a que no puede establecer el control hasta que la otra persona esté comprometida con la relación. Desafortunadamente, estas señales de advertencia tempranas de una relación dominante a menudo se ignoran o ni siquiera se notan.

Algunos signos de una relación dominante

Ningún signo por sí mismo es un indicador de una relación dominante. Todos los compañeros en una relación tienen problemas que llevan a su relación. Alguien puede ser celoso, por ejemplo, pero no ser un controlador. Sin embargo, si observas muchos de estos signos en tu relación, es posible que tu pareja esté tratando de dominarte.

Celos

Los celos son a menudo uno de los signos. Alguien que quiera controlarte naturalmente se sentirá amenazado por otras personas. Los celos pueden limitarse a los miembros del sexo opuesto. También pueden ser celos de todos en general, lo que significa que tu pareja también se siente amenazada por el tiempo que pasas con tus amigos y familiares.

Te sigue la pista

Una persona controladora quiere saber dónde estás en todo momento. Si bien es normal que las parejas pregunten dónde ha estado la otra persona o qué ha estado haciendo, una persona controladora llevará este comportamiento al extremo. A menudo, el controlador llamará mientras estás ausente y te hará preguntas excesivas cuando regreses.

Falta de confianza

Si tu pareja está celosa y siempre te está siguiendo, a menudo también habrá una falta de confianza. Cuando le dices a tu cita que saliste con amigos, una persona que no es controladora puede no hacer muchas preguntas sobre el asunto. Un controlador, por otro lado, querrá saber cada detalle. Él o ella a menudo no te creerán les digas lo que les digas. Otra señal es hacer preguntas acusatorias como: "Estabas con otro hombre, ¿verdad?"

Trata de controlar quienes son tus amistades

A veces, tu novio notará que uno de tus amigos es una mala influencia y te lo mencionará. Esto es normal. Una persona controladora a veces hará comentarios sobre todos tus amigos, la mayoría de las veces comentarios negativos. De hecho, el controlador puede incluso sugerir que dejes a todos tus amigos y solo pases tiempo con él o con ella.

Comportamiento impredecible

Una persona que quiere controlarte a menudo tendrá un comportamiento errático. Esto se debe a que tú que no eres ni dominante ni controlador/a a veces no sabrás si el controlador está experimentando ataques de celos o de falta de confianza. El comportamiento errático aparece más comúnmente cuando llegas a casa por primera vez, o cuando los dos están en una cita.

Sin intereses externos

El interés principal de una persona controladora es controlarte a ti. Entonces, si bien puede parecer agradable que tu pareja siempre esté disponible, esto puede, en algunas circunstancias, ser una mala señal. Al mismo tiempo, a veces una persona controladora intentará tener lo mejor de ambos mundos. Él o ella saldrá con sus amigos y se disgustará si haces preguntas, pero ni siquiera pensará dos veces en interrogarte a ti en el caso de que quisieras tú salir con los tuyos.

El juego de la culpa

¿Tu pareja te culpa por todo? ¿Es tu culpa cada vez que algo sale mal? Evaluar la culpa y tratar de hacer que la otra persona se sienta responsable es una forma de controlar.

Abuso verbal

Si bien puede haber muchas razones por las que alguien practica el abuso verbal, esta es a menudo una táctica que usa todo el tiempo una persona que controla. Al igual que culparte por todo, es una forma de jugar con tus emociones para controlarte.

Pide segundas oportunidades

Cuando la persona que está siendo controlada se cansa del abuso y amenaza con irse, el controlador casi siempre se disculpa, pide una segunda oportunidad y dice que nunca volverá a suceder. Si se va, el controlador habrá perdido el control y, por lo tanto, serán necesarios cambios de comportamiento temporales para evitar que esto suceda. Desafortunadamente, los cambios positivos suelen ser solo temporales, ya que el controlador regresa rápidamente a sus viejas costumbres.

Saber detectar un comportamiento controlador o dominante

El perdón es importante en una relación. Sin embargo, no debes arrastrarte a través de muchos ciclos de comportamiento dominante seguidos de disculpas. Si tu pareja no realiza cambios de comportamiento, niega que exista un problema o se niega a buscar ayuda para el problema, entonces es hora de que vuelvas a evaluar si vale la pena continuar.

9 señales preocupantes de una relación dominante