Cómo hablar con tu ex

Lic. Sheena Harris, Escritora
Ex novios

Una vez que una relación ha llegado a su fin, las charlas vacías con tu ex pueden parecer un poco incómodas. Si tu objetivo es reconquistarlo, deberás ser intencional sobre cómo te comunicas. Incluso si no estás buscando reavivar una vieja llama, las buenas habilidades de comunicación son útiles si quieres que los dos sigan siendo amigos después de una ruptura.

De qué hablar

Concéntrate en hablar de otra cosa que no sea por qué terminaron, suponiendo que ya hayan tenido esa conversación, por supuesto. Incluso si no lo has hecho, lo más probable es que ambos sepan por qué se separaron, y vivir en el pasado negativo no es la manera de recuperar ese tiempo ni ganar algo de tracción en la reconstrucción de una amistad. En cambio, encuentren otros temas para discutir que con suerte no darán lugar a una tonelada de pausas incómodas y torpezas llenas de vergüenza.

Permanece neutral

Hagas lo que hagas, tu objetivo principal debe ser mantenerte neutral. No preguntes cómo está. O si le está yendo bien. Si le está yendo bien es posible que no quieras oír hablar de eso y si le está yendo horriblemente, todavía menos. Las preguntas neutrales incluyen información que no se trata ni de ti ni de tu ex. Por ejemplo, si se encuentran en una boda o fiesta de un amigo en común, pregunta qué obsequio trajo para el invitado.

Contar una broma

Una de las mejores formas de hacer que las personas se sientan más cómodas es hacerlas reír. ¿Tienes una historia divertida sobre algo que sucedió? ¡Compártela! ¿Tienes alguna broma suave? Eso es definitivamente algo que puedes compartir. Por supuesto, asegúrate de evitar las bromas internas que les traigan a los dos recuerdos compartidos. Hay que concentrarse en hacerlo reír sin dar un paseo por la avenida del recuerdo.

Preguntas centradas en tu ex

Un truco para tratar de evitar silencios incómodos es hacer preguntas "sobre ti" (sobre la otra persona). Las preguntas que se centran en tu ex, lo obligan a hablar de sí mismo. Quieres evitar el genérico, "¿Cómo estás?". Pero puedes preguntar cosas como, "¿Qué has estado haciendo?", "¿Qué hay de nuevo en tu vida?". Si conoces detalles, como un nuevo trabajo o un nuevo pasatiempo que ha tomado, pregúntale si le gustan. De esta manera, puedes mantener una conversación en marcha. Consejo profesional: si quieres regresar con tu ex, escucha genuinamente interesada y presta atención activamente.

Pregunta sobre sus intereses

Intenta recordar algo en lo que realmente esté metido; eso que le apasiona y desencadena una charla animada cada vez, de eso quieres preguntarle. Ya sea que se trate de trabajo, su mascota o un pasatiempo, si puedes encontrar la forma de incluirlo en la conversación y lograr que hable habrá un extra para ti, tienes la ventaja adicional de garantizar que no tendrás tú que hablar demasiado tampoco, evitando así situaciones complicadas.

Conocidos mutuos

Dos personas que una vez salieron suelen compartir al menos algunos de los mismos amigos, por lo que este es un tema seguro para hablarlo con tu ex en una conversación general. Sin embargo, debes evitar hablar sobre las relaciones en general, incluidas las relaciones de los conocidos mutuos. Una gran pregunta podría ser algo así como, 'Espera, ¿has visto a tal y a tal? La última vez que los vi fue...' Puedes usar esto y preguntar sobre su familia también.

Domina el arte de parafrasear

Puede sonar extraño al principio, pero si sientes que la conversación se adentra en un territorio aburrido, intenta parafrasear y luego haz una pregunta. Por ejemplo, si te dice que tiene un nuevo trabajo. Puedes decir, 'Ah, ¿Es emocionante tu nuevo trabajo? ¿Es similar a lo que estabas haciendo antes?'. O mejor aún, pregúntale si le gusta.

Lo que no debes comentar

Del mismo modo que algunos temas no deberían aparecer en una conversación educada, algunos temas son tabú cuando hablas con tu ex. No querrás mencionar un tema que vaya a provocar viejos sentimientos de desprecio o irritación. El objetivo es evitar cosas que son demasiado emocionales o serias, especialmente durante esos primeros encuentros. Algunas cosas de las que es mejor no hablar para nada incluyen:

  • No hables de por qué se separaron ni de errores pasados. Estas son noticias antiguas y ya han sido discutidas.
  • No te sigas disculpando por las malas acciones de tu parte cuando los dos todavía estaban juntos. De nuevo, deja el pasado en el pasado.
  • No le digas que quieres volver. Incluso si quieres que la relación comience de nuevo, no querrás parecer demasiado necesitada.
  • Intenta evitar hablar de demasiadas experiencias compartidas, bromas internas u otras cosas que traigan recuerdos de su relación. Incluso si esas cosas son positivas, parecerá que todavía no has superado la relación.

Llamando a tu ex

Una de las mejores demostraciones de cómo se usa mal el teléfono en las citas es una escena de la película The Swingers. En un intento desesperado de recuperar a su novia, uno de los personajes principales deja mensaje tras mensaje. Lo que comienza como comedia rápidamente se convierte en tragedia cuando básicamente se encuentra uno pidiéndole al personaje que se respete a sí mismo y deje de llamarla. Incluso si no dejas toneladas de mensajes, aún puedes abusar del teléfono si no piensas bien sobre cuándo llamar y cuando no hacerlo.

Una buena razón

Una regla simple para recordar cuando quieres llamar a tu ex y entablar una conversación es no llamar a menos que realmente tengas una buena razón para hacerlo. Por lo tanto, la mejor manera de iniciar una conversación telefónica con tu ex es encontrar una razón lógica para llamar. Algunos ejemplos de razones para llamar incluirían:

  • Que tú tienes una pregunta específica sobre algo. Por ejemplo, necesitas saber el nombre de un lugar en el que alguna vez estuviste o un evento en el que ambos estuvieron involucrados.
  • Tienes motivos para felicitarlo, como que acabas de enterarte de que se inscribió en la universidad o consiguió el trabajo de sus sueños
  • Tienes preguntas o inquietudes sobre uno de los miembros de su familia o un amigo en común.
  • Necesitas su consejo sobre algo con lo que el otro está familiarizado, como un problema con tu automóvil o cómo preparar un determinado alimento.
  • Encontraste algo de él que quizás quieras devolver. Digamos que te has estado quedando con una de sus camisetas. Llamarlo para devolvérsela podría ser un buen comienzo para la conversación.

Evitando la torpeza en las conversaciones telefónicas

Hablar por teléfono con un ex puede ser un poco incómodo y, en algún momento, la discusión puede agotarse. Permanece positiva durante toda la llamada; puedes pensar en ello como una entrevista de trabajo. No quieres entrar en detalles sobre cosas emocionales todavía. Si intentas manipular sus sentimientos llorando o sonando deprimida, tus tácticas solo desconectarán a tu ex. Si hablas por teléfono con tu ex y la conversación comienza a fallar o se torna incómoda, trata de dirigir la conversación hacia cosas generales, menos serias:

  • Eventos locales (si están en la misma localidad)
  • Pasatiempos mutuos
  • Pregúntale acerca de un evento reciente que esté relacionado a un interés compartido (es decir, ¿viste el juego anoche, o la nueva película, etc.?)
  • Comparte una historia divertida
  • Pregunta sobre las próximas vacaciones, especialmente si es cerca de una época clásica de vacaciones

Lo bueno del teléfono es que si la situación se pone realmente incómoda puedes decirle que te tienes que ir, pero que pueden programar otro horario para hablar.

Enviar mensajes de texto a tu ex

Para algunos, toma mucho menos valor agarrar el teléfono y enviar un mensaje de texto que llamar al ex y tener que escuchar su voz. Los mensajes de texto hacen que sea mucho más fácil comunicarse sin tropezar con tu lengua ni buscar a tientas lo que quieres decir cuando intentas hablar en voz alta. Además, un texto sencillo es una buena manera de comenzar la conversación. Un texto también puede parecer menos amenazante para tu ex.

Enviar mensajes de texto es bastante fácil, pero es importante recordar cuatro cosas básicas:

  1. Comienza con algo simple. Un básico, "Hola, ¿cómo estás?" es suficiente. No te sumerjas ni comiences a enviar página tras página de texto. Para él, esto puede parecer que estás llegando demasiado fuerte.
  2. Elige tus palabras cuidadosamente. Las palabras son más fáciles de malinterpretar que una conversación porque no hay indicaciones verbales. No deseas enviar un mensaje inocente y hacer que lo perciba como algo diferente a lo que realmente tú quieres decir.
  3. Espera por una respuesta antes de enviar nuevamente otro mensaje de texto. Esto es un problema grande. No continúes repitiendo mensajes de texto pidiendo una respuesta si no obtienes una respuesta rápida después del primer mensaje.
  4. Intenta pasar de los mensajes de texto a la interacción por teléfono. Los mensajes de texto son agradables, pero hablar por teléfono es un poco más personal, por lo que querrás llegar al punto en el que lo llames, incluso si te lleva unos pocos días de mensajes simples.
Mensajes de texto

Comunicándote con tu ex en línea

Internet ofrece algunas formas sencillas y directas de conectarte con tu ex. Siempre puedes enviarle una o dos líneas por correo electrónico, comunicarte con él en las redes sociales o incluso etiquetarlo en una publicación en un canal de medios sociales. Sin embargo, esta comunicación de fácil acceso puede hacer que sea fácil hacer o decir algo sin pensarlo mucho. Entonces, hay reglas que debes seguir.

Trata la comunicación en línea de la misma manera que las conversaciones que tendrías por teléfono. Solo envíale un correo electrónico cuando tengas algo sustancial para discutir. Además, no le envíes otro mensaje hasta que responda a tu primer correo electrónico. Permítele la oportunidad de perseguirte de nuevo.

Conversaciones en persona

Con suerte, las llamadas telefónicas, mensajes de texto y correos electrónicos darán lugar a una eventual conversación cara a cara. ¿Cómo se debe manejar esta situación delicada? El hecho es que una primera reunión cara a cara con un ex puede hacerte sentir como un manojo de nervios, como si fuera la primera vez que ustedes dos estuvieran juntos. Trata esta reunión casi como si fuera una primera cita y ten estos consejos en mente:

  • Luce algo que te haga ver increíble. Si bien obviamente quieres vestirte para la ocasión, no hay nada de malo en recordarle que eres hermosa.
  • Demuestra algo de confianza. Ya sea que escuches antes algunas afirmaciones o escuches una plática de ánimo de una buena amistad, haz lo que tengas que hacer para verte con seguridad en ti misma.
  • No hables de tu nueva pareja. Es posible que desees hablar sobre cosas nuevas que suceden en tu vida, pero no quieres hablar sobre tu nueva pareja. En el mejor de los casos es insensible, en el peor puede parecer mezquino.
  • Que sea breve. Si la reunión está planificada, programa algo poco después para tenerte que irte. Programar algo para que tu reunión sea corta ayudará a garantizar que puedas poner cierta distancia entre tú y tu ex para recuperar la perspectiva. Si las cosas van bien, siempre pueden volver a verse.

Al igual que una primera cita con un extraño, mantén la conversación alegre e informal, evitando todo lo que pueda provocar resentimientos. Mantén tus emociones bajo control y evita los ojos saltones y sensibleros, sin importar qué tan cerca estuvieron los dos antes. Los primeros encuentros cara a cara deben ser discretos y fáciles, no serios ni emocionales.

Disfruta de su compañía

Cuando tengas la oportunidad de hablar con tu ex, pórtate normal y encantadora. No intentes hacer demasiado para recuperarlo; puedes parecer desesperada, y la desesperación no es un rasgo de personalidad atractiva para nadie. Si deseas recordar la historia que compartieron los dos, asegúrate de mencionar los buenos recuerdos, y no por qué terminaron, o qué crees que hiciste mal cuando estuvieron juntos. Tráta a tu ex como lo harías con cualquier amistad. Ya sea que quieras mantenerlo en estado de amigo o volver a ser algo más, tendrás más probabilidades de éxito.

Cómo hablar con tu ex