Consejos para tu primera relación luego de un divorcio

Lic. Psic. Tamsen Butler
Pareja disfrutando de un picnic en el parque

Una primera relación después del divorcio puede ser tan emocionante como conducente a la ansiedad. Muchas personas se preguntan si su primera relación seria después del divorcio puede durar realmente o si está condenada a ser un rebote, mientras que otras solo quieren divertirse después de dejar un matrimonio.

Repitiendo el pasado

La asesora en relaciones y citas, Lori Gorshow, advierte a las personas recién solteras que deben cuidarse de no saltar a una relación similar a la del matrimonio por la necesidad de consuelo. "Las relaciones creadas durante y después de un divorcio tienden a tener muchas similitudes con el matrimonio anterior. Además, estas nuevas relaciones tienen muchos de los mismos problemas", explica Gorshow. "La razón es simple. Elegimos a nuestros compañeros en función de nuestro nivel de comodidad y de lo fácil que nos resulta estar con ellos. Esto no es a un nivel consciente. No pensamos conscientemente en la elección de un compañero. Sólo dejamos que esto pase naturalmente. El problema surge cuando nos damos cuenta de que los mismos problemas, preocupaciones y comportamientos de nuestro ex son inquietantemente similares a los de nuestro nuevo compañero de vida".

Evitando la repetición

Se necesita un poco de auto-búsqueda para evitar repetir los mismos comportamientos que nos llevaron al final de un matrimonio. La clave, dice Gorshow, es aprender del pasado antes de avanzar hacia el futuro. "El problema no es con la nueva persona, el problema está con nosotros. Si no aprendemos de nuestro pasado y cambiamos activamente nuestro comportamiento, repetimos lo que no hemos aprendido." Si has aprendido de tu experiencia anterior, entonces tu primera relación después del divorcio no será demasiado pronto.

Tomarse el tiempo necesario

Algunas personas se sorprenden por la rapidez con la pueden involucrar en la primera relación romántica luego de un divorcio, incluso cuando tienen las mejores intenciones de tomarse las cosas lentamente. Gorshow hace referencia a los consejos anteriores sobre no aprender del pasado como una posible explicación de por qué las cosas se mueven tan rápido.

Una relación exitosa después del divorcio

Si bien una persona recién divorciada puede sentir que es importante centrarse en sí misma, una relación exitosa requiere considerar los sentimientos y las necesidades de la otra persona. "Es importante mirar a la otra persona, ver y escuchar sus pensamientos, sentimientos y preocupaciones", dice Gorshow.

No temas la confrontación

También es importante no temer la confrontación, un temor común entre quienes acaban de abandonar un matrimonio explosivo lleno de argumentos. "Discutir y no estar de acuerdo en todo es parte de una relación normal, lo que es importante es tener las habilidades para escuchar realmente y querer resolver problemas", dice Gorshow. "Otra forma de ver esto es que se utilizan las mismas habilidades para manejar problemas y preocupaciones independientemente de la relación entre dos personas".

Perder el equipaje emocional

Es fácil caer en viejos hábitos cuando se trata de relaciones, pero proyectar tu ira o las inseguridades de tu ex en tu nueva pareja puede significar un desastre para la relación. Haz tu mejor esfuerzo para considerar la nueva relación por lo que es: una nueva relación con una nueva persona. Si es necesario, recuérdate continuamente: "(Nueva pareja) no es (mi ex)". Si bien una nueva pareja no garantiza una relación perfecta, tu nuevo compañero merece la oportunidad de estar contigo libre del equipaje psicológico de tu matrimonio anterior. Es la única forma de darle a la nueva relación alguna posibilidad de éxito.

Puede funcionar

Tu primera relación después del divorcio puede llegar a ser algo maravilloso y duradero, o simplemente puede ser otra experiencia de aprendizaje. De cualquier manera, las relaciones después del divorcio pueden ayudar en el proceso de curación.

Consejos para tu primera relación luego de un divorcio