Qué hacer si alguien te dice que le gustas

Lic. Crystal Schwanke
Una pareja en unos escalones

La intimidad puede ser atemorizante. Averiguar qué hacer cuando alguien finalmente se da por vencido y te dice que le gustas es solo la punta del iceberg de la nueva relación. Las emociones pueden hacer que lidiar con esto sea difícil, pero aquí hay algunas estrategias que te pueden ayudar.

Cuando alguien te dice que te quiere

Hay procesos a corto y a largo plazo que tienen que suceder cuando a alguien le agradas más que como un amigo. Los errores que las personas cometen en estas situaciones son el tema de muchas comedias y tragedias por igual, desde la mitología griega hasta "Sex and the City". No existen reglas reales, específicas y rápidas para las relaciones humanas, sin importar cuántos libros y presentadores de programas de entrevistas puedan querer hacernos creer lo contrario. Sin embargo, hay algunas pautas para lidiar con el afecto que pueden ayudar a reducir el drama involucrado y pueden conducir a un romance feliz.

Estrategias a corto plazo

Cuando alguien te dice que le gustas, te pone en evidencia, y probablemente sentirás que necesitas responder de inmediato, ya sea que te guste o no. Sin embargo, cuando estás en ese momento, es posible que te sientas congelada y no sepas qué hacer. Aquí hay algunas ideas.

Di gracias

Independientemente de si devuelves el sentimiento, reconoce que la persona acaba de hacerte un cumplido. Probablemente él estaba nervioso por hacerlo, y eso lo hace aún más significativo. Lo primero que debes decir es "¡Gracias por decirme!" Es simple, es cortés, y establece un tono de conversación que puede ayudar a calmar parte de la tensión. También te da la oportunidad de lidiar con las otras estrategias a corto plazo.

Confía en tus instintos

Tendrás una reacción inicial al escuchar que a alguien le gustas. Tu reacción inmediata será positiva o negativa, y fácil de distinguir. Sin embargo, unos cinco segundos más tarde, la mente analítica comenzará a examinar y a analizar esta reacción inicial. Está bien, está ahí para protegerte, pero nunca olvides esa reacción inicial. Si no te gusta alguien, pero tratas de convencerte a ti misma ("¡Es rico, es guapo, todos los demás lo aprecian!") es casi seguro que terminarás sintiéndote miserable. Del mismo modo, si sientes atracción por alguien pero comienzas a criticar el sentimiento ("¿Qué pensarían mis padres?") te estás estableciendo tú misma como tu propia antagonista. No tienes que decirle a la persona cómo te sientes de inmediato, pero reconoce tu reacción inicial como si fuera la verdadera. La examinarás más tarde.

Elige A, B o C

No te dejes sorprender sintiéndote obligada a devolver el sentimiento solo porque estás sorprendida y no quieres herir sus sentimientos. Tienes opciones cuando alguien confiesa sus sentimientos.

  • A es cuando a ti también te gusta la persona, y no parece haber ninguna razón para no contarle. Si has estado pensando cuánto te gusta, entonces este es el momento exacto para decirle: "¡Tú también me gustas!"
  • B es cuando has estado preocupada por esta situación porque tú sabes que le gustas, y sabes que el sentimiento no es mutuo. En ese caso, debes decirle de la manera tradicional: "Me caes muy bien, pero no de esa manera". Es mejor ser honesta si tú ya estás segura de esto.
  • C es cuando no estás segura y cuando se trata de una sorpresa. No hay nada de malo en decir "¡Gracias por decirme! Wow, esto es una sorpresa. Necesito algo de tiempo para procesar esto. ¿Podemos hablar de esto más tarde?" Debido a que al cerebro le gustan las sorpresas (de acuerdo con los hallazgos de un estudio realizado por el Dr. Gregory Berns, profesor asistente de psiquiatría en la Universidad de Emory en Atlanta), es posible que tengas una descarga de dopamina, -que es un neurotransmisor que hace que te sientas bien-, siempre que la sorpresa no sea negativa (como con la opción B). Si no estás segura de cómo te sientes, tomarte un tiempo para pensar en ello será tu mejor opción.

Estrategias a largo plazo

La estrategia para la opción "A" de arriba es bastante simple: vive feliz para siempre. O simplemente sal con esa persona por un tiempo. Toma las cosas como vienen y disfruta de la compañía de esa persona bajo esta nueva luz.

Beso delante del carrusel

Si hay un rechazo

Si tienes que rechazar sus afectos, recuerda que la honestidad es mucho menos cruel que mal guiar a alguien. Uno de los mayores temores de decirle a alguien que te gusta es que puedes perderlo como amigo. La única manera de evitar esto es establecer y mantener límites personales en la forma en la que pasan tiempo juntos, y cómo muestras la forma en que se aprecian el uno al otro. Ensuciar las aguas solo conducirá a sentimientos más confusos y a señales mixtas.

Si no estás segura

Si te tomas tu tiempo para pensarlo, asegúrate de hacerlo una prioridad. Trata de encontrar un lugar y una hora en que puedas concentrarte en tus sentimientos. Asegúrate de diferenciar entre lo que son los verdaderos sentimientos y lo que son las voces externas que intentan convencerte de lo que debes sentir, en lugar de lo que realmente sientes.

Seguir adelante

Al final, nadie puede decirte exactamente qué hacer cuando alguien te dice que le gustas. Cuando sucede, estás participando en una de las partes más integrales y bellas de la experiencia humana. ¡Es fácil de manejar si devuelves tus afectos! Si estás menos entusiasmada acerca de las citas o de entrar en una relación, asegúrate de ser amable con sus sentimientos, ya sea que te tomes unos días para pensar cómo te sientes o dejarlo ir al momento. Si son buenos amigos, es posible que tengas que esforzarte un poco para que la amistad parezca natural otra vez, porque la persona que confesó que le gustas podría sentirse incómoda e insegura de cómo proceder.

Qué hacer si alguien te dice que le gustas