Cuidados para después de hacerte tu tatuaje

Lic. Benna Crawford
Tatuaje nuevo

Tu nuevo tatuaje es impresionante - líneas vívidas, limpias, sombreado realista y perfecto. El artista hizo un gran trabajo y ahora es tu turno de hacer que ese tatuaje funcione. El cuidado posterior adecuado previene la infección y protege la asombrosa imagen de tu tinta fresca.

Cuidados posteriores al tatuaje

El cuidado posterior es lo que haces en las horas, días y semanas posteriores a tu sesión de tatuaje, para asegurarte de que la tinta nueva cicatrice limpia y claramente. Tú estás protegiendo tu salud, evitando infecciones y manteniendo intactos todos los detalles y tonalidades de la imagen entintada. Discute los protocolos apropiados de cuidado posterior cuando reserves tu cita, para que sepas qué esperar. Esto te permite planificar el mejor momento para hacerte el tatuaje y almacenar los suministros que puedas necesitar para el cuidado y la limpieza de después del procedimiento. Tu tatuador te dará una copia impresa de las instrucciones para el cuidado posterior de tu tatuaje.

Después de la intensidad y la euforia de hacerte el tatuaje, es posible que te sientas abrumado. Los detalles de lo que viene a continuación se te podrían olvidar, así que quédate con esta hoja de instrucciones.

El cuidado posterior consiste básicamente en que tú tomes posesión de tu tatuaje y de tu curación.

Mujer que se hace un tatuaje

Mantenimiento Básico

El cuidado posterior es bastante estándar y algunas pautas generales están presentes en cada conjunto de instrucciones. El cuidado posterior puede ser ligeramente diferente, dependiendo de tu nivel de salud personal, la colocación del tatuaje y del ambiente o del clima. Sin embargo, los elementos esenciales de la atención sanitaria y segura son los mismos. Asegúrate de seguir las instrucciones de un artista acreditado y con licencia para evitar mitos comunes sobre el cuidado de los tatuajes.

  • Lávate las manos. Este es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta para prevenir la infección. Siempre lávate las manos antes de tocar el área alrededor de tu nuevo tatuaje.
  • Escucha a tu artista y sigue las instrucciones para quitarte el vendaje o la película plástica según sea el caso. Deja esa protección en su lugar durante al menos dos, y tal vez hasta 24, horas.
  • Después de retirar el vendaje inicial, lava suavemente el área con un jabón suave y agua tibia. Sécalo con una toalla limpia o una toalla de papel absorbente, no lo frotes.
  • La herida abierta puede gotear (esto se llama exudado) un poco, así que simplemente sécala también. Es normal.
  • Aplica una crema hidratante ligera con los dedos limpios. Es mejor usar ungüento sin perfume, sin colorantes y sin petróleo.
  • Deja que el tatuaje respire. No vuelvas a vendarlo, pero mantén la ropa ajustada y otros irritantes lejos de él, y mantenlo limpio.
  • Lava e hidrata el tatuaje unas tres veces al día. Esto depende de tu ocupación y actividad. Si no puedes evitar el sudor o la suciedad, tendrás que limpiar con más frecuencia. Minimiza la exposición a la suciedad diaria.
  • Mantente alejado del sol (esta es una de las formas en que puedes arruinar un nuevo tatuaje) y no te rasques ni te quites la piel reseca o con picazón. Esto protege la apariencia y el color del tatuaje.
  • Toma duchas rápidas en lugar de bañarte en la tina. Remojar un tatuaje que está en proceso de curarse interfiere con la formación natural de las costras y puede causar no solo infección sino alterar la apariencia del tatuaje.
Preparándose

Línea de tiempo típica

La parte crítica del cuidado posterior es las primeras dos semanas después de que te hagas tu nuevo tatuaje. Las etapas se desempeñan - aproximadamente - así:

  • Día Uno: Quítate el vendaje, normalmente después de dos o tres horas. (¡Lávate las manos primero!) Lava el tatuaje, sécalo suavemente y huméctalo. Repite dos o tres veces antes de acostarte (dependiendo de cuándo te hayas hecho el tatuaje).
  • Días dos a cuatro: Lavar, secar e hidratar tres o cuatro veces al día, dejando el tatuaje expuesto al aire.
  • Días tres a cinco y más allá: El tatuaje se vuelve costroso y empieza a picar. ¡No te lo rasques! Continúa siguiendo las instrucciones de limpieza e hidratación mientras la herida está cicatrizando. Una vez que se forma la costra, puedes cambiar de un ungüento a una loción hidratante más ligera y sin aroma, como Aveeno, Lubriderm o Curel de venta libre.
  • Días cinco a catorce: Sigue lavándote; mantén la hidratación; mantén tus manos alejadas de esas costras escamosas que pican y observa cómo tu tatuaje emerge lentamente a medida que la costra se cae. Nada de baños, natación o jacuzzis durante todo este tiempo - el tatuaje necesita secarse al aire y humectarse, no encharcarse.
  • Días 14 a 30: Tu tatuaje recién curado aún está tierno. La piel puede estar ligeramente rosada y brillante una vez que la costra se cae. Mantente bien alejado del sol, deja de hacer tu lavado frecuente, pero continúa con la limpieza e hidratación regular y suave porque los tatuajes necesitan alrededor de cuatro semanas para sanar completamente.

Evita estos destructores de tatuajes

  • Nunca toques un tatuaje nuevo hasta que te hayas lavado bien las manos primero. Los gérmenes están en todas partes.
  • No uses limpiadores fuertes en el área. Frotar alcohol y peróxido de hidrógeno irritará e inflamará la herida abierta.
  • ¡No te frotes! Ni puedes usar vaqueros pegados, ni dejar que tus sábanas se te peguen, ni hacerte un secado vigoroso con las toallas - todo esto dañará la costra que se forma sobre la herida e interferirá con la sana curación de tu tatuaje.
  • Nada de dormir sobre tu tatuaje. Si estás haciéndote un diseño en toda la espalda, duerme boca abajo durante unas semanas. Cambia de lado para cuidar un tatuaje del lado izquierdo o derecho y mantén la presión alejada de tu diseño mientras duermes. Tu tatuaje, y tus sábanas, te lo agradecerán.
  • No empapes el tatuaje, ¡sin excepciones! Piscinas, jacuzzis, baños de burbujas, ríos, lagos y océanos están infestados de gérmenes y organismos microscópicos que tú no quieres ni siquiera saber. Una costra húmeda no es una costra que sane. Las duchas rápidas son tu única opción aceptable por lo menos durante un par de semanas.
  • Olvídate del bronceado. El daño del sol desvanecerá la tinta y una quemadura de sol podría causar un peeling serio que se llevará algo de tu tatuaje con él. Las órdenes son: Nada de sol directo sin ropa suelta para cubrirte de sus rayos y nada de camas de bronceado.
  • No vayas al gimnasio. Por lo menos evita flexionar el área alrededor del nuevo tatuaje hasta que esté completamente curado. Tú no quieres que el diseño tribal en tu hombro y brazo ilustrado a todo color caiga víctima de la presión obsesiva de tu banco de pesas. Trabaja en otras partes del cuerpo y trata el área del tatuaje como si fuera una lesión deportiva hasta que la delicada piel nueva sobre ella vuelva a ser flexible.
  • No uses ropa súper apretada. Si es necesario, usa únicamente ropa en las áreas que no estén tatuadas. La fricción de un cinturón apretado, los cintillos, las correas del sostén o la propia ropa de licra irritará la costra y eliminará la tinta. Los zapatos apretados o cerrados frotarán la costra y podrían causar una infección. Si alguna vez has querido probar la desnudez y puedes hacerlo, tal vez dentro de tu casa, sin causar un escándalo, ahora sería el momento. Si vas a la oficina usa solo ropa muy suelta.
Chica con tatuajes

Problemas con el tatuaje

La infección es la complicación más común que interfiere con la curación sin complicaciones de un nuevo tatuaje. El enrojecimiento persistente, la sensibilidad, la hinchazón, un sarpullido irregular, el drenaje excesivo o el exudado de pus son todos signos que te indican cuando ir a visitar de inmediato a tu médico. También lo es la evidencia de una reacción alérgica a los pigmentos y tintes. Las alergias pueden parecerse a una infección o aparecer como un sarpullido molesto y persistente con comezón en el sitio. La medicación proporciona algún alivio de la reacción alérgica y pone fin a una infección antes de que tenga la oportunidad de afianzarse. Sé diligente con respecto a cualquier signo de problemas mientras sigues el protocolo de cuidados posteriores y consulta a un profesional médico por cualquier complicación.

Cuidados posteriores

La exposición al sol desvanece todos los tatuajes, por lo que el bloqueador solar y la ropa protectora deben seguir siendo estrategias de por vida para proteger tu nuevo tatuaje brillante del daño. Los colores -incluso el negro- y los detalles permanecen más tiempo cuando se controla la exposición al sol. Usa protector solar FPS 30 - un FPS más alto es mejor - y vuelve a aplicarlo frecuentemente cuando estés sudoroso o después de nadar. La hidratación regular es otro nuevo hábito a desarrollar. La piel seca elimina las células a un ritmo acelerado y esas células contienen trozos microscópicos de pigmento de tatuaje. Hidrátalo a menudo para evitar el envejecimiento prematuro del tatuaje. Considera el trabajo artístico en tu piel como una inversión, y comprométete a preservar las líneas finas y el color fabuloso de tu nuevo tatuaje con un mantenimiento regular.

Cuidados para después de hacerte tu tatuaje